Registrarme
Entrevistas | Vie, 22 de Abr de 2016

Yo escucho música, no sigo ideales o pensamientos

 

El sábado 23, el Teatro Vorterix Rosario tuvo juntos en el escenario a dos músicos de gran CV y prestigio nacional e internacional. El líder de Rata Blanca Walter Giardino decidió reflotar a Temple, su otro proyecto, y volver a girar con Joe Lynn Turner. Es el segundo capítulo de una historia que comenzó cuando ambos giraron juntos en 2012, momento en el cual también vinieron a Rosario y se presentaron en el Auditorio Fundación Astengo. El vocalista estadounidense grabó varios discos con Rainbow, además fue vocalista de Deep Purple y desarrolló una exitosa carrera como solista.

En el comienzo de la charla con RosarioRock.com, Walter Giardino explicó que "la idea es siempre hacer y poder expandir lo que uno hace. Rata ha tenido una actividad exageradamente grande en estos últimos años, y creo que también es bueno tomar un poco de aire y de distancia, y poder desarrollar otras ideas, mostrarle otras cosas de uno mismo a la gente. Temple es eso precisamente, una banda que tiene un solo disco, que no solo que no se olvida sino que se redescubre, que se valora bastante y que nos está dando muchas sorpresas. Esta gira es bastante importante, abarca varios países, la gente viene y está muy feliz".

Esta nueva etapa en la sociedad con Turner, según Walter Giardino, "se hizo medio de un día para el otro. Fue una decisión, una conversación con Joe, y obviamente él está muy entusiasmado con esto, le gusta andar tocando por todos lados. También hay una realidad, tiene una posibilidad de proyección que no tengo con Rata por el idioma. Eso va cerrando un círculo y le va dando un sentido a todo el asunto." La formación de Temple, que tiene solamente un disco de estudios editado en 1998, la completan Fernando Scarcella en batería (también miembro de Rata Blanca), Pablo Motyczak en bajo, Javier Retamozo en teclados y Javier Barrozo en voz. Este último será el encargado de abrir la noche del sábado que, al igual que el show anterior en Rosario, promete una "primera parte en español con el disco de Temple, y después la parte de Deep Purple y Rainbow con Joe".

Sobre las diferencias de tocar en Rata Blanca o en Temple, y lo que da una u otra banda, Giardino piensa que "Rata genera una expectativa muy grande en cada paso que da, las cosas tienen que funcionar a lo grande, y eso tiene su presión. La diferencia es que Temple es más íntimo, me despojo bastante de esa presión y vuelvo a un lugar más libre, más rockero en ese aspecto. Las cosas son más divertidas, es todo más relajado, y eso si nota en el día a día de la gira. En Rata es todo más tenso, un poco más histérico, y creo que me cae muy bien el ambiente de tranquilidad que se vive en Temple. Es como una elección, Rata nació con el pensamiento de banda grande, con una ambición, y Temple no genera esa ansiedad."

La posibilidad de grabar un segundo disco de Temple con Turner en voz, como alguna vez Rata Blanca grabó “The forgotten kingdom” (versión en inglés de “El reino olvidado”) con Doogie White, es una idea que "va a depender de cómo se den las cosas. Esta primera etapa es importantísima para saber lo que pasa, lo que genera en nosotros esta historia. La gente está respondiendo, los resultados son evidentes, musicalmente la cosa funciona muy bien, el line up es muy bueno, los músicos de Temple cumplen perfectamente su función. Esto recién empieza. Todo esto tiene que ir dándose. Si las cosas funcionan, funcionan, y si es así se podrá grabar un disco y salir con ese material a tocarlo por todo el mundo."

Al igual que el guitarrista afirmó que un futuro disco de Temple llegará naturalmente, Rata Blanca estuvo siete años sin editar disco nuevo, hasta que se dio en el momento indicado, sin forzar las cosas. "Se puede decir que se tardó mucho tiempo, pero en ese intervalo pasaron muchas cosas en la vida del grupo, en la intimidad. No en lo que pasa afuera, en lo que ve la gente, no es solamente esa parte lo que se vive. En la intimidad hay cosas internas que son muy importantes para el grupo, y muchas veces esas cosas pueden ser hasta peligrosas para la continuidad, y hacen que el grupo hasta corra peligro en algunos casos, si no se solucionan. Hablo de managers, de discográficas, o de cuestiones que hacen que el grupo pueda entrar en una dinámica negativa que lo lleve a hundirse."

Los músicos supieron resolver esas problemas, y “Tormenta eléctrica” fue publicado el año pasado, para revitalizar a la propia banda y a sus fanáticos. "Se volvió a pensar en un disco y en canciones cuando se solucionaron esas situaciones internas, hubo cambios muy importantes dentro de la estructura de la banda, y eso permitió que se hiciera el trabajo. Un disco bastante rockero, donde se buscó una contundencia sonora, en los ritmos, en las canciones, en letras reivindicativas del rock. El grupo logró una renovación, los shows ahora son bastante más dinámicos, más divertidos en muchos aspectos, las canciones funcionan muy bien."

En Rata Blanca las cosas se ven claras, sos el jefe de la banda y el principal compositor. No se preocupan por mostrarse como un grupo democrático ni por parecer cosas que no son, no venden humo...
La verdad es la verdad, y no hay porque complicar nada. Si la imagen de una banda que parecería que todos participan es mejor a la que una que no... La verdad no lo sé. No creo que esté bien ni mal, creo que es como es. Si otra banda funciona con los cinco componiendo, o al menos diciendo "mira, somos los cinco que compartimos los temas". No lo sé ni tampoco me importa demasiado. Quizás te diría que no me parece justo para la historia, que uno o dos tipos compongan, y digan que componen todos. No me parece real. En Rata las cosas que suceden son naturales, es lo que pasó siempre desde el primer día, fueron por algo y nos dieron los resultados que nos dieron.

Has dicho que con el nuevo disco Rata quería "salir con los tapones de punta" a defender el rock. ¿Pensás que la palabra rock se desvirtuó, perdió significado, o que los demás músicos del rock nacional no lo hacen?
Hablar de quien es más rockero o menos rockero no me parece bien. Podemos hablar de gente que toque más que otra, o de calidad musical, y eso es relativo también. Quizás la gente está cada vez menos pretenciosa a la hora de escuchar música, los fenómenos son como más sociales y menos musicales. Como músico no me parece muy divertido que digamos, pero las cosas son como son, la gente de alguna manera toma un rumbo, cree cosas. Yo escucho música, no sigo ideales o pensamientos, ni supuestas posturas políticas o sociales que se puedan plantear en una banda. Yo escucho lo que hace una banda, y me gusta o no me gusta. Si lleva diez mil personas, cien mil o mil, la verdad no me cambia el concepto. No me impresiona un tipo que lleva cien mil personas, me impresiona uno que se canta todo o que se toca todo.

¿Qué bandas te parecen interesantes de la escena nacional, ya sean heavy o no?
No tengo noticias de una banda nueva que específicamente esté haciendo las cosas bien dirigidas, con un criterio enfocado. Veo buenas intenciones, músicos que tocan muy bien, guitarristas que son muy buenos, cantantes con posibilidades, pero bueno, eso es muy básico. Tener una banda que funcione implica un montón de trabajo que está más allá de solamente tocar bien. Obvio que es fundamental, pero también tenés que hacer el trabajo para que eso que haces funcione y pueda vender entradas y discos. Una banda que quiere ser grande tiene que hacer eso, vender entradas y discos, sino nunca va a ser grande.

Puede que no te importe vender discos ni ser famoso ni ganar dinero con lo que haces, puede ser una elección. Pero no creo que haya muchos que elijan eso. A cualquier músico le gustaría vivir de lo que hace, eso es sinceridad, yo nunca tuve rollo con eso. Desde el primer día que toqué una guitarra supe que quería ser músico, y después cuando fui grande me di cuenta de que para poder pagar las cuentas hay que ganar plata, y lo quería hacer trabajando de músico, no de otra manera.

Hace varios años que vivís en España, ¿Mudarte allá fue una decisión de vida o relacionada al rock?
Por todo. Llega un momento en que Argentina es bastante pesada en su eterno reciclamiento. De nunca ponerse de acuerdo, de dar mil vueltas y quedarse en el mismo lugar. Me aburrí un poco de lo que tenía, de lo que pasaba, hasta de las comodidades que tenía. Me dije "bueno, vamos a divertirnos un rato, a ver qué pasa por otro lado", y me fui diciendo también que cuando quería podía volver. Puedo vivir en España, acá, en Paraguay o en Japón, me da igual.

No se trata de estar en contra, simplemente soy libre de hacer lo que quiera, cuando quiera, con mi música, con mi familia, etc. Lo hacen la mayoría de los músicos del mundo. Cuantos ingleses se van a vivir a Estados Unidos, o viceversa, y nadie dice nada. Acá tenés que pedir permiso en algunas cosas, y vos decís, "no, muchachos, están equivocados". Esto no es así, esta fauna figurativa o situación de rockero argentino que debe vivir acá, es todo mentira.

 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 38 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo