Registrarme
Entrevistas | Vie, 30 de Oct de 2015

`Ya no tenemos que demostrarle nada a nadie´

"Nos contrataron para un show en una colonia de vacaciones en General Pacheco. Nos contrataron primero como DJs y nosotros le metimos la banda medio de costado. Pasamos unos temas enganchados en unos cassettes, y en un momento cortamos la música y dijimos: "Nosotros somos Kapanga, vamos a tocar, les vamos a mostrar lo que hacemos, que lo disfruten". Ese fue el primer show, para un público infantil en la colonia, y para algunos de los padres. Ese fue el comienzo de 20 años sin parar." Martín Mono Fabio recuerda los acontecimientos del 5 de noviembre de 1995 con lujo de detalle, y con una gran emoción. La fecha significó el punto de partida para que Kapanga, la banda que había soñado de chico, recorra un camino que hoy está celebrando sus primeras dos décadas de vida.

Como parte de los festejos, la banda de Quilmes está girando por todo el país y vuelve a Rosario este viernes 30 para presentarse en el Teatro Vorterix local, lugar que inauguraron hace seis meses. "Rosario es una de las ciudades donde más veces vamos, en Quilmes hace como cinco años que no tocamos." Al día siguiente irán a Córdoba, y estos shows también van a ser la previa de la gran fecha que tienen programada para el sábado 7 de noviembre, en el Luna Park. Además de todo lo que conlleva la gira aniversario, durante este 2015 Kapanga también tuvo tiempo para grabar su nuevo trabajo de estudios, el sucesor de "Lima". El disco fue producido, al igual que el anterior, por Matías El Chávez Méndez y el guitarrista Miguel de Luna Campos (Maikel), es el noveno de su discografía y el primero que van a lanzar de manera independiente.

Proyectos que, según el cantante, se superponían. "La idea original para este año era hacer una gira nacional festejando los 20 años de la banda. Dentro de esa proyección que hicimos a fines del año pasado, cuando tomamos la fecha del 7 en el Luna Park, empezamos a armar la gira nacional. En febrero o marzo nos dijimos "che, tenemos que grabar un disco también". Salieron algunas canciones, se pusieron arriba de la mesa, pero pensamos que nos estábamos metiendo en un lío. Entonces decidimos hacer una votación y decidir democráticamente, como casa decisión que se toma en Kapanga. Somos cinco y, en un ajustado tres a dos, la elección fue grabar el disco."

"El voto es secreto" se defendió entre risas el Mono, consultado sobre su propia elección, pero rápido admitió que "quería hacerlo, pero no voy a decir los que votaron por el no. Lo bueno es que en Kapanga podemos sentarnos y charlar, tener diferentes opiniones, discutir, todos con el mismo objetivo. Los dos que estaban en desacuerdo en grabar el disco se coparon y al final nos dieron la razón a los que habíamos votado por el sí."

"¿Quién no fantasea con tener una banda?" respondió el Mono cuando se le preguntó por la relación que tenía de chico con la música, y por sus sueños de ser dedicarse profesionalmente, y agregó. "Yo fantaseaba con ser el cantante, y me pasó. Otros fantasean ser guitarristas o bateristas. Yo me imaginaba cantando, no tocando un instrumento." La educación o conexión musical "viene de parte de mi abuelo y de mi papá. Mi abuelo tocaba y cantaba tango, tenía un dúo, y mi papá cantaba tango en los concursos de cantores que se hacían en los barrios. Crecí escuchando tango y un poco de folclore, los clásicos como Los Chalchaleros, Daniel Toro o Cafrune."

El rock llegó "en la adolescencia y la vuelta de la democracia. Escuchaba un programa de radio que se llamaba Cuero Pesado, y pasaba heavy metal, que hasta el día de hoy no es muy difundido, ahí conocí a Iron Maiden. Mi primera "salida al exterior", desde Quilmes a Capital Federal en bondi, fue para ver a Los Violadores. Después llegó La Mona... en fin. Kapanga es un compendio de todo lo que escuchamos, mis compañeros y yo."  

Desde el primer disco de la banda,  "A 15cm de la realidad", en el cual versionaron a la Mona Jiménez con "Me mata" o "Agujita de oro" fusionando el rock y el cuarteto, Kapanga marcó un estilo. "No sé si un estilo pero sí marcamos un camino e influenciamos a otras bandas. Al principio, cuando llevamos "Me mata" a las radios, nos decían "y... me hace ruido el acordeón". Nosotros le contestábamos que les hacía ruido porque no tenían ese sonido incorporado. Fuimos un poco resistidos, pero después aparecieron La Bersuit con "La bolsa", que era casi un cuarteto, y Los Piojos hicieron "Como Ali" que también es medio Kapanga. No existe más ese prejuicio de que "no sabemos que son".

El Mono recordó que "antes teníamos que salir y demostrarle al público o a los periodistas que éramos una banda de rock, y que nos tenían que encasillar como tal. Era como dar un examen, y hoy, después de 20 años, siento que no tenemos que demostrarle nada a nadie. Somos una banda estable dentro del circuito de rock, seguimos manteniendo una cantidad interesante de shows anuales y cada vez nos viene a ver más gente. No la pegamos de una  e hicimos un estadio, en Rosario empezamos tocando en El Sótano para cuarenta personas."

Si bien Kapanga es una banda que parece estar de fiesta arriba del escenario, cuando tienen que trabajar, lo hacen con mucha seriedad. "Nosotros somos súper pro. Nos creemos los mejores. Tratamos de que el estilo de música que encaramos para tocar suene como ese estilo de música. Si es un sonido heavy metal, queremos sonar heavy metal, si es un sonido reggae, queremos que suene reggae. No queremos que sea como un desprendimiento del cuarteto y el rock, o que suenen de la misma forma todas las guitarras, los bombos. Vamos cambiando, y ahí está el jugo."

"El que no conoce nuestra discografía más que los cortes de difusión, se pierde un montón. Nosotros tenemos muchos críticos de cortes, no de discos enteros. Desde el primer disco estamos acostumbrados a que nos juzguen por una canción y no por un disco. Dentro de la discografía de Kapanga hay canciones que te estremecen, te emocionan, te dicen algo o te llegan al corazón. Obviamente que siempre van a sobresalir las más divertidas. Pero durante un show también logramos distintos climas, canciones que son un poco más abajo. Le fuimos buscando la vuelta, buceando en otros sonidos, otras inquietudes."

¿Con qué premisa encaran cada disco nuevo?
Tratamos de progresar, de sonar mejor. A veces nos ponemos a pensar y creemos que nos podríamos quedar en los laureles, en lo que hemos logrado hasta ahora. Trabajo no nos falta, hoy tenemos una lista de canciones que tranquilamente podríamos tocarla y la gente estaría contenta igual. Si hubiéramos sido vagos, este año nos hubiéramos dedicado a festejar los 20 años y hubiéramos postergado la grabación del disco. Pero no pudimos, somos inquietos. También estamos en una etapa independiente, en la que decidimos todo nosotros, y esta fue la primera gran decisión que tomamos.

Es el noveno disco de estudios, pero el primero que graban en Pugliese, el estudio propio, y además lo van a editar de forma independiente. ¿Comienza otra etapa?
Lo notamos como un progreso y un nuevo punto de partida. Ahora vienen todas cosas nuevas. Tenemos el estudio, la oficina de producción, la de audiovisuales, un room para ensayar, etc.

Ya estrenaron el adelanto "Motormúsica", que tiene un sonido de guitarras, y que es muy distinto al de "La crudita", el corte del disco anterior. ¿Hay una intención de cambiar permanentemente?
Siempre con los primeros cortes, desde hace varios discos, venimos saliendo con algo diferente, que no te suene a Kapanga. Para mostrar otra faceta, para causar sorpresa o desagrado. La mayoría de los comentarios que escuchamos son positivos. También hay gente que te juzga por una canción. Yo me rio porque quizás la escuchan y no les gusta, o no les llega, te critican, y después cuando salga el disco hay un montón que se van a tener que meter las palabras en el orto. Para mí es un discazo, con muy buenas canciones y grandes invitados.

Subieron a YouTube una serie de videos que mostraba la grabación, instrumento por instrumento...
Lanzamos el canal de YouTube Kapanga TV, para hacer un reality de lo que vamos haciendo. Está bueno porque vamos mostrando otras cosas y la gente se engancha. La idea es aprovechar todos los canales posibles de difusión, todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance, para poder difundir lo que hacemos. No tenemos una compañía que se va a pelear para que pasen nuestras canciones.

Estuviste trabajando con una coach vocal, ¿Es la primera vez que lo hacés?
No, de los nueve discos, en seis trabajé con coach, y en los dos últimos con Loli Álvarez. No es que estoy estudiando canto, sino que ensayo las canciones aparte con la profesora. Vamos marcando que hacer, que no. Me da mucha confianza, me hace cantar registros a los que no estoy acostumbrado, por ejemplo un poco más graves. Yo siempre voy para el quilombo, así que me hizo bucear en muchas cosas que me gustan como quedan. Además la idea es no hacer siempre lo mismo.

Kapanga es una banda festiva y festivalera, que muchos asocian a la diversión, ¿Es algo nostálgico mirar para atrás?
Genera un poco de vértigo, y mucha alegría y satisfacción. Miramos para atrás y es mucho lo que logramos. Vimos crecer mucha gente alrededor nuestro, vimos un montón de colegas quedar en el camino. Bandas que se comían los chicos crudos y quedaron en eso. Muchos nos decían que éramos una banda de verano. Hasta mi papá me comparaba con Los Sultanes. "Mira estos, están en todos lados, ¿y ustedes?" y yo le explicaba que nuestra propuesta era distinta. En muchos casos el éxito es efímero.

Nosotros con el tiempo, con humildad y trabajo, nos ganamos nuestro espacio, nuestro público. Podríamos haber tenido ese éxito pasajero, pero no era lo que queríamos, que es esto que nos pasa ahora. Los primeros años fueron de ver poco y nada, pero hoy estamos recogiendo los frutos. El quiebre se dio hace siete u ocho años, cuando logramos establecernos y que la banda sea una fuente de ingresos, no solamente para nosotros sino también para mucha gente que trabaja para Kapanga.

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 38 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo