Registrarme
Review / Lanzamientos | Lun, 30 de Sep de 2013

Up the Irons: Iron Maiden llegó a River


Viernes 27 de septiembre - Estadio River Plate 

Como resultado de tantos años de amor y fidelidad de los fanáticos argentinos, o simplemente de una creciente convocatoria que incluye a los seguidores de siempre y a nuevas generaciones, Iron Maiden llegó por primera vez al estadio de River Plate. En un semestre plagado de visitas metaleras y de las mejores, la Doncella de Hierro se dio el gusto de reventar el Monumental. “Somos 56 mil” festejó Bruce Dickinson en el comienzo del show. Cada millar de fanáticos equivale casi a cada año de vida del frontman, que acusa 55, en una banda cuyo promedio de edad está cerca de pisar los 60, pero que demostró el viernes pasado estar en gran forma.

Como grupos invitados, en primer lugar se presentó Ghost, la formación sueca que nació hace algo más de cinco años en Estocolmo. En el año del Papa argento, la banda tuvo a su propio Papa Emeritus II (uno de los personajes metaleros de este 2013) y a cinco demonios anónimos y enmascarados que levantaron la bandera del doom metal nórdico. 

Slayer llegó de manera diezmada a River, ya que se presentó con la mitad de sus integrantes originales. El chileno Tom Araya en voz y bajo, la dupla de guitarras de Kerry King y Gary Holt (de Exodus, reemplazante de Hanneman, fallecido en mayo pasado), y Paul Bostaph (de nuevo en la banda) en batería, reemplazante de Dave Lombardo. El cubano se había alejado en febrero pasado por diferencias económicas, denuncias y números que nunca quedaron del todo claros.

“World Painted Blood”, de 2009, es el último álbum del grupo, y Slayer comenzó su set de casi una hora con la canción homónima. En una lista que durante los últimos años no tiene sorpresas, lo más importante fue el homenaje a Hanneman, que llegó durante “Seasons In The Abyss”. El telón con la tipografía del logo de Heineken que rezaba “Angel of death, Hanneman 1964-2013 Still reigning”, sumado a imágenes del violero en la pantalla gigante. La banda se despidió con clásicos de Reign In Blood escritos por Hanneman, “Raining Blood” y “Angel Of Death”. 

Iron Maiden es una banda tan preocupada por editar discos nuevos como por revisar su glorioso pasado. Como ejemplos basta fijarse en las últimas giras, y en las dos últimas veces que el Ed Force One había aterrizado en el país. En 2009 habían presentado en Vélez (en una fecha programada originalmente para River) el Somewhere Back In Time Tour, con un show plagado de grandes éxitos, y en 2011, también en el Amalfitani, el flamante The Final Frontier Tour, con el que es hasta el momento el último disco del grupo.

En este caso revolver el pasado significó desempolvar un viejo VHS de la banda, Maiden England ´88, grabado en Birmingham en noviembre de ese año, cuando la banda presentaba, hace 25 años, su séptimo disco Seventh Son Of A Seventh Son. Un gran documento histórico, que se convirtió en DVD con el agregado de tres canciones, entrevistas recientes a los protagonistas sobre la época, y un documental con los primeros 12 años de vida de La Doncella.

Cuando la expectativa era grande, y después de que suene la intro habitual “Doctor Doctor” de UFO, “Moonchild” que abre Seventh Son… fue también el esperado comienzo. Pero la canción termino casi como pudo y Bruce Dickinson tuvo que parar el show por algo más de media hora, preocupado por un problema en las vallas de seguridad. Así tuvo que hacerse cargo de un problema de la organización, pedir insistentemente “Dos pasos para atrás” al público, y llamar a un plomo de la banda que hable español (ante la falta de traductor) para explicar bien la situación. En esa media hora tocó la batería, bromeó con Nicko McBrain, tocó con sus cachetes la obertura Guillermo Tell de Rossini, e intento cualquier paso de comedia que sirviera para que la multitud espere y no desespere, tranquilizando al aclarar que “tenemos toda la noche”.

“Can I Play With Madness” terminó siendo un volver a empezar, y desató la locura de los metaleros que agotaron las entradas de campo. Con “The Prisoner”, un tema que hacía mucho tiempo no tocaban”, Dickinson empezó con su “Scream for me Buenos Aires”, y fue otro indicio de que ya todo estaba OK. Otro rescate emotivo, que tuvo una versión impecable, fue “Afraid To Shoot Strangers”, marco ideal para que se luciera el trío de guitarras de Adrian Smith, Dave Murray y Janick Gers.

En “The Trooper” volvió a flamear la bandera inglesa, que ya prácticamente pasa desapercibida. Un golpe al corazón de los fanáticos fue “Phantom Of The Opera”, de su primer disco y de la era Paul Di´Anno, que tampoco venían tocando anteriormente. “Run To The Hills” o “Wasted Years” son clásicos festivos e inoxidables, y tampoco fallan.

Seventh Son Of  A Seventh Son es un disco clave en la historia del grupo, y del heavy metal también. El primero en el cual Dickinson tuvo mayor aporte y se sintió más partícipe en la composición. La épica de 10 minutos “Seventh Son Of A Seventh Son” o la enorme “The Clairvoyant” fueron probablemente los puntos más altos del show. Como muestra de que la banda de Steve Harris vino a repasar viejos clásicos, “Fear Of The Dark” fue la segunda en la noche del disco homónimo de 1992, siendo de las dos más “nuevas” en todo el setlist.

Como si fuera parte del ADN de cada show de Maiden, momentos infaltables fueron cuando Eddie asomó a la hora del himno “Iron Maiden”, y cuando la intro del discurso de Winston Churchill (el comienzo del show unas giras atrás), introdujo “Aces High”. Con “The Evil That Men Do”, última muestra del disco que vinieron a repasar, y “Running Free” (presentación de banda incluida) pusieron punto final a una de las mejores presentaciones de La Doncella en Argentina.

Ya desde el momento en que empezó a sonar la tradicional “Always Look On The Bright Side Of Life”, con las luces prendidas que invitaban a retirarse del estadio, la sensación de satisfacción fue generalizada. Por haber visto a Maiden en gran forma, en plena vigencia, con la entrega de siempre y una lista de temas imbatible (quizás agregando “Hallowed Be Thy Name” hubiera sido perfecto). A pesar de algunas fallas en la organización, ya que además de problema de las vallas, el sonido no fue perfecto y las pantallas gigantes no muy grandes ni nítidas, La Doncella de Hierro escribió en el Monumental un capítulo más de esta historia de amor y fidelidad, que se incrementa con cada visita.

Lista de temas de Iron Maiden en River (27/09/2013)

Moonchild
Can I Play With Madness
The Prisoner
Two Minutes To Midnight
Afraid To Shoot Strangers
The Trooper
The Number Of The Beast
Phantom Of The Opera
Run To The Hills
Wasted Years
Seventh Son Of A Seventh Son
The Clairvoyant
Fear Of The Dark
Iron Maiden

Bises

Aces High
The Evil That Men Do
Running Free

 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 38 años
Fotos por:
Télam
Emp. / Org., Portales / Web sites / Blogs
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo