Registrarme
Shows | Lun, 27 de Ago de 2007

Todos Tus Muertos Revival

 
Fecha: 23 de agosto de 2007 - Willie Dixon

Su trayectoria fue como mínimo desconcertante. Varios cambios (de integrantes y de base musical) se sucedieron en su extensa carrera. Pero esta nueva etapa es totalmente diferente para el grupo: falta uno. Alguien que fue muy significativo para el rock alternativo latinoamericano. Fidel ya no está (¿volverá?) y eso se nota. Se extraña su impronta en el escenario y esa voz que junto a la del actual cantante le daban otra onda a la banda. Igual se la rebuscan e intentan sonar con la misma fuerza que antes pero lo real es que no es así.
A priori era un recital distinto: ¡Volvía a Rosario una gran banda de rock de los ’90! Motivo más que suficiente para querer estar presente. Y la convocatoria fue enorme. A partir de las nueve de la noche ya se veía gente merodeando la zona de acuerdo a lo anunciado en distintos medios de difusión. Pero claro, como suele suceder, el inicio de la actuación de la banda soporte se hizo esperar más de dos horas.
Entonces, unos minutos después de las 11 de la noche, apareció en escena la impactante silueta de K-Mono. El Dixon los observaba asombrados, salvo por el pequeño grupo de fieles seguidores que se atrevieron a mover las cabezas desde el minuto cero. Y de a poco ya se animaron más, sobre todo con los temas de su primer cd El sendero de los pajaritos primaverales. Si bien el sonido no era de lo mejor, la voz líder siempre estuvo al frente resaltando toda la potencia hardcore-punk-ska-reggae de la formación.
Ya de entrada se notó a los nueve integrantes en todo su esplendor. Le pusieron las ganas de siempre y el público les devolvió un gran respeto. Los temas de su primer trabajo fueron saltados y pogueados por las primeras líneas que demostraba un amplio conocimiento de la banda firmatense. “Pellizcapuercos”, “Vlad Tepes”, “Koloso” y “Mísero palmípedo” manifestaron que aquel disco producido por Universal en 2000 fue de los más originales que haya editado una banda de la zona.
Además, algunos de su segunda placa como “El sol acaricia las cosas” y “Príncipe sapo” y un par de temas nuevos que integrarán Odas para la danza del átomo, su futuro disco que saldrá en unas semanas, sirvieron para ver que Carmina Burana no se quedó sin creatividad y todavía se puede disfrutar sin censuras de esta gran banda.
 

Luego de una hora de “colosal” show, una corta figura enmascarada apareció en el escenario y los acordes de “El camino real” seguido de “Rasta vive” limitó a los presentes a mirar a aquellos personajes que tanto tiempo esperaron. “Andate” ya descontroló la noche y no hubo boca que no se mueva para entonar ese clásico de la banda mientras Pablito tiraba vueltas carnero y pasos de capoeira (?) repitiéndolos durante toda la noche.
El primer tema nuevo, “Que sea lo que sea” formará parte de su venidero cd y junto con “Pulso” y “El ritual de la muerte”, dejaron claro que no olvidaron sus raíces. Bases sencillas ska-punk, con coros que le dan más fuerza a las canciones, incitan a desear que su nuevo hijo nazca prematuramente.
Félix Gutiérrez se puso la casaca de animador (aunque toca mucho mejor el bajo) para preanunciar “Mate” y se produjo el primer movimiento violento de la noche seguido por “Los envidiosos” que como la mayoría de los temas presentó parte de su letra cambiada, sobre todo, en las partes en que se refería a religión.
“Fiesta reggae-punky”, aquel tema de Marley/Perry –pero castellanizado– le dio un toque festivo a la velada y el comienzo de “Hijo nuestro” hizo escuchar el nombre del patriota nicaragüense Sandino con más fuerza que nunca.
Tanto Félix como Gamexane se mostraron comunicativos y con buena onda, sin demasiado glamour, pero intentaron en todo momento que la fiesta no decaiga. Aunque está claro que Molina es el verdadero showman y esta vez no fue la excepción. Por eso, cuando sonó esa temerosa intro de “Torquemada” hizo prever que aquel tema provocaría el mayor pogo de la noche incentivados por el inquieto cantante que no paró de saltar un segundo. Pero eso fue sólo hasta esa parte.
Cuando la guitarra de Gamexane presagió “Tu alma mía” la fiesta fue completa. Hasta los curiosos que fueron simplemente a observar de qué se trataba no pudieron contenerse y lentamente fueron distanciándose del piso hasta explotar.
“Mandela” y un extenso semi-instrumental que sirvió para presentar a los músicos y representó el momento más colgado de la noche, infaltable en cualquier presentación de Todos Tus Muertos y además dejó el escenario vacío para que los presentes les dediquen algún cántico y pidan por su regreso.
Los bises arrancaron con “Gente que no” y el recital terminó con “El espejo”; los únicos dos temas de sus primeras placas que dejaron con muchas ganas de más a los seguidores más viejos del quinteto. En el medio, tocaron “Políticos”, “Dale aborigen”, “Sé que no” y “Trece”, tras el insistente pedido del público.
Para cerrar, se puede decir que tuvieron un exitoso regreso y todos se sacaron las ganas de verlos luego de muchos años de ausencia. Sólo resta esperar el nuevo disco que, por lo que se pudo escuchar en Dixon, pinta muy bien, y ahí sí se podrá disfrutar de una banda nueva, sin prejuicios y sin limitaciones como aquella que cautivó a Manu Chao y obtuvo reconocimiento internacional 12 años atrás.
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo