Registrarme
Noticias | Jue, 4 de Dic de 2014

`Siempre hicimos nuestro camino´ Mantu de Bulldog

Es como hacer un gran cumpleaños, es como que cualquiera de nosotros cumple 40 años, haces una fiesta, la pagas, invitas a toda tu gente y te vas contento”. Así se toma Hernán Mantoani, de manera descontracturada y simpática, el show que su banda Bulldog dará este fin de semana en Rosario. El cuarteto punk está cumpliendo 25 años y como parte de los festejos se presentaron  en dos shows consecutivos en Groove de Capital Federal, mientras que en Rosario será una sola la noche para festejar. El show al cual Mantu se refiere es uno de los más importantes en la historia de su banda, y será este sábado 6 en el Anfiteatro Municipal Humberto De Nito, un lugar emblemático de nuestra ciudad, y con entrada libre y gratuita. 

Si bien Bulldog ya se ha presentado alguna que otra vez en el reducto del Parque Urquiza, será la primera vez que sea un show exclusivo. “Habíamos hecho un show compartido con Attaque 77 y un festival, fueron las dos veces que tocamos ahí. Ahora es distinto porque es una apuesta para meterse en la historia del rock rosarino. Es un lugar mítico al cual vienen bandas nacionales de primer nivel o bien internacionales. Para un grupo de Rosario como nosotros, hacer un show en el Anfi con entrada libre y gratuita es una apuesta importante”. 

Como todo show celebratorio, no solamente repasará la carrera del grupo sino que también contará con invitados especiales y algunas sorpresas. “No solo intentamos hacer un show que sea un cronograma de estos 25 años sino que también estamos armando algo conceptual con imágenes, videos, vamos a proyectar parte de un documental que estamos armando, con invitados que van a hacer nuestras canciones. Los chicos de Cielo Razzo, de Fluido, gente más antigua del rock rosarino y amigos de Buenos Aires. Viene La Fuga, que viajó exclusivamente desde España para nuestro cumpleaños y van a tocar antes que nosotros”.

Esperamos que la gente responda, que la noche esté linda y que nosotros estemos a la altura de las circunstancias. No son muchas las oportunidades que uno puede tocar en Rosario en un lugar al aire libre, y también el hecho de que pueda ir la familia entera, amigos o por ejemplo nuestros padres, que no nos han visto muchas veces, ahora tienen la oportunidad de ir. No es tarde, no es en un lugar cerrado, que no les gusta, etc. Creo que va a ser algo bastante emotivo para nosotros”. 

Todos estos condimentos y puesta en escena generan una oportunidad inmejorable para registrar el show con la idea de publicar el DVD en vivo en Rosario, una cuenta pendiente que Bulldog tiene con su ciudad. “Va a haber luces, tres pantallas que van a proyectar en simultáneo, ya lo probamos en Groove en las dos fechas que hicimos el otro día. Lo que sumamos en Rosario es que vamos a hacer la grabación del DVD completo, de todo el show, una grabación a lo Primera A, importante, doce cámaras, un drone. La idea es que salga algo magnífico para nosotros, para la ciudad, para que se muestre todo, le apostamos fuerte a todo. La grabación del DVD estaba pendiente y se va a hacer a todo culo”. 

Además Bulldog viene realizando desde hace tiempo un documental con la historia de la banda, la idea era publicarlo anteriormente, algo que no se pudo hacer realidad. El proyecto igualmente sigue en pie y ya tiene algunas partes terminadas, que serán proyectadas el sábado. “Todo tarda más de lo que uno piensa, todo lleva más tiempo. El documental tiene de las primeras giras, que agarrábamos el Siam Di Tella y girábamos, todo estaba en VHS, hay que digitalizarlo, seleccionar las partes, tenemos como diez cajas de grabaciones, por eso es que tarda tanto, pero una parte de ese documental, lo que ya está armado, se va a proyectar el sábado”.  

Estuvieron planeando este show durante todo el año junto a la secretaria de Cultura de la Municipalidad, ¿En qué les facilitaron las cosas?
En 25 años fue la primera vez que nos sentamos a tratar algo con Cultura, con la Municipalidad. Siempre fue un punto pendiente. Somos una banda que nos mantuvimos por colectora, haciendo nuestro camino, nuestra ruta, nunca pidiéndola nada a nadie. Fuimos abriendo caminos en Buenos Aires, en todos los puntos de Argentina, en Latinoamérica, siempre solos sin pedir nada. Desde que arrancamos lo único que hacíamos era pedir clubes de barrio para tocar, como Servando Bayo o Club Tucumán, y armábamos todo nosotros. 

Ahora se dio que queríamos hacer algo importante y a través de Luis Alfonso, con quien siempre tuvimos muy buena relación desde que él trabajaba en el Galpón 11, empezó toda la movida para ver qué forma se le podía dar. Realmente mostraron un interés en una banda que salió de Rosario, que está cumpliendo 25 años y recorre toda la Argentina una vez por año, que ha girado por Latinoamérica, por España. Quisieron apoyar y nos dan el Anfiteatro, el sonido y nos apoyan un poco en la difusión. Al ser gratis no tenés ingresos, entonces muchas de las cosas salen de Bulldog. La Municipalidad aporta y hay amigos que también colaboran en relación a su actividad. Es como hacer un gran cumpleaños, es como que cualquiera de nosotros cumple 40 años, haces una fiesta, la pagas, invitas a toda tu gente y te vas contento. 

¿Cómo es cumplir 25 años con un grupo de punk rock, un género identificado con el espíritu adolescente?
Cuando arrancamos con esta música habíamos grabado dos demos en Rosario y a los 17 años nos fuimos a grabar a Buenos Aires, éramos adolescentes ansiosos punkrockeros que escuchábamos todo ese tipo de música, sin experiencia pero encaramos igual. Empezamos así, con ese ímpetu adolescente, y el punk rock tiene un público adolescente con recambio. Después uno va creciendo y evolucionando naturalmente, con la edad, sobre lo que hacés, con las letras, la guitarra, la batería, cada uno en lo suyo. 

Hay una evolución pero no un alejamiento del punk rock, nuestras mentes siguen siendo las mismas. Pero hay otra forma de decir las cosas, o hay otras cosas diferentes que molestan, que en otro momento no molestaban, creo que venimos haciendo eso sin alejarnos de nuestra esencia. Por eso tenemos seguidores de la primera época que al día de hoy siguen viniendo a vernos. Somos un grupo honesto y genuino que hace lo que siente y lo que tiene ganas, que se mueve todos los fines de semana para que esto esté en movimiento, para que el nombre siga y esté en lo alto. 

¿Qué recuerdos tienen de los primeros años de banda? De Cementerio Punk, el cassette de tapa negra que hicieron de manera artesanal, de Si Yo! un tiempo más tarde, y de llegar a Un Lugar Para Juntarnos, el primer CD en el año 1996, cuando ya tenían siete años como banda…
Toda esa primera parte sucedió en Rosario, haciendo shows en casa de amigos, en los garajes, organizando, buscando boliches. Después empezó la historia de mandar los cassettes a Buenos Aires por correo, hicimos la grabación del disco allá. Era algo hermoso, ese frenesí de que no te para nadie, de que vas para adelante como loco. Nos subíamos al tren para tocar en Buenos Aires, volvíamos con menos plata de la que habíamos llevado, obviamente que cobrar por algo no era la idea, sino intentar moverse para dar a conocer lo que hacíamos. Así fueron los primeros años hasta que grabamos, de a poco empezamos a hacer los Cemento compartidos con otros grupos, después nuestros propios Cemento, después dos noches seguidas, así hicimos camino. No había nada que nos frene.

Ya que destacas ese lugar te pregunto, ¿Cómo los trataba Omar Chabán? La mayoría de los músicos habla muy bien…

Para nosotros Cemento era un templo mítico del rock. Hemos tocado ahí un montón de veces, con Attaque, con Misfits, o ir a ver grupos. Los contactos que tuvimos con Chabán fueron buenos, era un tipo que apoyaba la movida de la noche, del rock, lo que él prometía a los grupos se lo daba. No solamente apoyaba a grupos consagrados, sino que también les daba oportunidades a todo lo que sea movida cultural. Tampoco te puedo decir que teníamos una relación estrecha, era más bien de ir y hablar dos o tres palabras cada vez que tocábamos. Era un tipo muy eléctrico, atendía a las bandas, estaba en la barra, estaba atento a todo. La última vez que lo vimos fue cuando tocamos en Cromagnón, unos meses antes de la tragedia.

¿Cómo les fue en la segunda gira que hicieron por España?
Muy bien, hicimos siete fechas, de las cuales dos fueron solos y el resto con La Fuga. Es una buena opción trabajar con otro grupo, sobre todo si es de allá, porque si vas solo casi siempre sucede que te van a ver solamente los argentinos o los latinos, y a nosotros nos interesa también llegarles a los españoles. También se hizo mucho, y es importante hacer, trabajo de prensa, y dar un buen espectáculo a la gente le suma, genera interés en el grupo, se generan buenos comentarios en los medios de allá. Es un paso más, esto recién empieza y es seguir y seguir. Si bien la música viaja rápido por internet, el contacto con el público es irremplazable. La idea es volver el año que viene y ampliar un poco más, hacer fechas con La Fuga, con Ska-P, con Reincidentes. 

Además estuvieron de gira por Perú y México, y por el país con 2 Minutos. Al estar permanentemente fuera de casa y después de tanto tiempo, ¿Bulldog es la familia paralela que forman entre ustedes los músicos y los asistentes? ¿Cómo describirías esta relación?
Sí, son muchos días y además estás las 24 horas. Nos llevamos bien, somos amigos entre nosotros y ya estamos más grandes. A veces por ahí necesitas ir a caminar un rato solo, que te cansas del mundo, de las voces, decís hasta luego y después volvés con una sonrisa a seguir laburando. Como en toda relación humana en algún momento puede generarse algún chispazo y es normal que así sea. Hemos armado un staff de gente que trabaja con nosotros que también es muy importante, y que hace que todo funcione mejor. Es más llevadero que si trabajáramos en una mina a cielo abierto, somos agradecidos de lo que hacemos, es un trabajo, un hobby, como cada uno lo quiera llamar, es algo hermoso, conoces países, culturas, gente, comidas, llegás a un lugar y la gente te quiere, te abraza, se saca fotos.  

Después de todo este tiempo, ¿Cuál es el legado o el aporte de Bulldog en la historia del rock de Rosario?
No comenzamos el grupo con la idea de arrancar algo, no lo pensamos de esa manera, pero sí creo que con el paso del tiempo hemos logrado algo, hemos enarbolado la bandera de que somos de acá, de que nunca nos fuimos de Rosario, de que nos gusta la ciudad, a pesar de todas las mierdas que están pasando hoy. Pero muchas veces se mira afuera, por ejemplo el otro día unos concejales le dieron una distinción a No Te Va Gustar, no me parece mal, pero nosotros vamos a México, a Latinoamérica, ¿Sabes cómo nos tienen catalogado a los grupos argentinos? ¿A los grupos de punk rock? Como estandartes, muy valorados. No digo que no se valore, pero también hay que mirar a la ciudad, acá hay un montón de música buena.

Nosotros hace 25 años que estamos trabajando por la cultura de Rosario, somos de acá, nos movemos por el país y el exterior. También estaría bueno quedar en la historia del rock rosarino como un grupo inquieto que se rompió el orto. Repito, no es algo que buscamos y que nos quita el sueño, pero estaría bueno que el grupo tenga ese reconocimiento de parte de la ciudad. Igualmente si lo tiene en el corazón de los que nos siguen y van a los shows, con eso ya nos alcanza. 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo