Registrarme
Shows | Mie, 31 de Oct de 2007

Epifanía - Devend Que sepa abrir la puerta para ir a jugar...


Fecha: 27 de octubre de 2007 – Altos de Ross

Si buscamos la traducción de la palabra “play” en un diccionario de inglés-español nos vamos a encontrar con que la misma guarda varios significados distintos: juego, diversión, movimiento libre, rienda suelta; pero a su vez, descubrimos que se refiere a dos actividades diferentes aunque similares en algunos aspectos: una de ellas es jugar y la otra es interpretar un instrumento musical.
El sábado 27 a las 23 hs, el público convocado en los Altos de la librería Ross estaba a punto de ser testigo de la perfecta armonización de todas esas maneras de hacer música.
El show de la noche contaría con la presencia de dos bandas rosarinas, Devend y Epifanía, cuyos integrantes entendieron magistralmente que jugar con la música permite abrir la mente a nuevos juegos, a nuevas formas de escuchar e interpretar una canción.
Las luces bajaron y los integrantes de Devend se posicionaron sobre el escenario para dar comienzo al juego. Una base improvisada y una melodía de voz que no lo era tanto (ya que pertenecía a “Parabola” de Tool) empezaron a sonar, para ir desvaneciéndose hasta ser cerradas con un “nos soltamos un poquito jugando”, en la voz de Facundo Velez, cantante de la banda. Una voz por momentos dulce y por otros amarga y desgarradora, una guitarra estudiadamente grunge, un bajo potente, y golpes precisos por parte de la baterista Ana Velez, interpretaron a lo largo de una hora de recital un set list repartido entre temas propios y covers, que irían desde un popurri de canciones de la legendaria Led Zeppelin hasta un funky y contagioso “Suck my kiss” de los Red Hot Chili Peppers.
Luego del cierre con un tema propio, los músicos dejaron el escenario para dar lugar a los integrantes de Epifanía, quienes después de ecualizar instrumentos y dar un par de saltos de emoción, darían comienzo a otro tipo de juego: éste contaría con un repertorio de 15 covers y consistiría en dar rienda suelta para jugar con aquellas melodías y moldearlas hasta convertirlas en propias. Así sonaron clásicos de la década del 90, como “Plush” e “Interstate love song” de Stone Temple Pilots, con esos acordes que nos hacen sentir en la piel el calor de una soleada mañana de sábado, “Everlong” de Foo Fighters y una impecable interpretación de “Black” de Pearl Jam, esta vez en manos de Fernando Ferreyra (cantante del grupo, quien a su vez se colgaría la guitarra eléctrica para servir de acompañante en este tema) y Juan Manuel Rosas en la otra guitarra, dejando al público totalmente absorto, con lágrimas en los ojos.
Ya hacia el final del show se sucedieron “Hunger strike” (de Temple of the Dog), que contó con la participación de Facundo, de Devend, como cantante invitado, la aclamada “Alive” y casi cerrando “Rockin' in the free World”, de Neil Young, a cuyo sonido, casi como un himno, un grupo de veteranos (y otros no tanto) acudieron casi corriendo, coreando desde abajo del escenario su letra.
Jugar, interpretar y hacer música, abre mentes. Pero es la combinación de esas tres disciplinas la que nos abre las puertas hacia nuevos mundos. Esperemos que gracias a bandas que se animan a hacerlo se sigan abriendo muchas más...

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo