Registrarme
Shows | Sab, 6 de Abr de 2013

Pepsi Music Pearl Jam y The Black Keys vibraron en Costanera Sur

Como Ramones, Iron Maiden, Rolling Stones o Megadeth, podríamos encontrar más de un ejemplo de bandas extranjeras, ya sean masivas o no a nivel mundial, que con cada visita al país no hace otra cosa reforzar ese vínculo tan fuerte con la patria rockera. Pearl Jam volvió a pisar suelo en el Pepsi Music y no fue la excepción. Era su tercera presentación en el país, después del doblete de Ferro en noviembre de 2005 y de aquella noche en el Estadio Ciudad de La Plata, el 13 de noviembre de 2011.

Antes de todo hubo un festival, una nueva edición del Pepsi Music. Donde, en el marco de la segunda fecha, los suecos de The Hives dieron un show a puro riff de guitarras sucias, con mucha energía y algunos hits. Semejante combo, sumada la verborragia on stage del frontman Pelle Almqvist, terminarían por comprarse al público. Mientras todos se ubicaban expectantes por ver el otro plato fuerte del festival, el debut en Argentina de The Black Keys.

El esperado debut.

Una banda conocida y esperada para algunos aunque todavía extraña para otros. El dúo conformado por el cantante y guitarrista Dan Auerbach y el baterista Patrick Carney desembarcó finalmente en el país. Un grupo de blues rock que por momentos suena sureña pero que proviene del noreste de Estados Unidos, de la ciudad de Akron en Ohio.

Con algo más de una década de vida, The Black Keys ha ganado trascendencia y posición a nivel mundial con sus últimos dos trabajos de estudios. El dúo había tenido algunos problemas internos, hasta que el disco siguiente decidieron titularlo “Brothers”. Ese fue el punto de inflexión, luego llegó “El camino”, reconocido y multipremiado (ganó varios Grammy). Pero semejante prestigio y reconocimiento, había que defenderlo en vivo.

El repertorio, naturalmente, tuvo gran mayoría sus dos últimos discos. El comienzo fue con “Howlin´ for You”,y en la primera parte se destacaron “Dead and Gone” y “Gold on the Ceiling” (ambos con pasta de hit) y partes de su último trabajo. El dúo contaba con la ayuda de Gus Seiffert en bajo y John Wood en teclados para los temas nuevos que sólo se quedaba para ejecutar las composiciones de la etapa pre Brothers como el rescate de “Thickfreakness” de su segundo disco homónimo, editado en 2003.

Diversos matices musicales hacían que el show fuera rico. Un ejemplo fue la gran versión de “Little Black Submarines” con un comienzo acústico de Auerbach solo en escena y. luego, toda la banda en el final. También desfilaron “Strange Times” de Attack & Release, y una gran canción como “Nova Baby”. Infaltables fueron los mega hits “Tighten up” y “Lonely boy”. Dan Auerbach tiene un sello distintivo en su voz y ejecuta su guitarra con los dedos o púa, juega con una variedad de técnicas interesante que hicieron que la presentación sea brillante. El final, para el set de una hora y veinte, fue con una impecable versión de “I got mine” mientras, atrás, el nombre de la banda apareció en la pantalla gigante. “Nos vemos la próxima, cuídense” se despidió el cantante.

La vuelta de ese viejo romance.

Ya había terminado de caer la noche y el predio de Costanera Sur estaba colmado. Una gran convocatoria de gente, para un lugar que no estuvo a la altura de las circunstancias. La lluvia no hizo más que desnudar alguna de sus falencias cuando el campo se convirtió en una gran masa de barro intransitable. Mientras tanto, Diego Capusotto y sus videos amenizaban la espera.

Finalmente Eddie Vedder y Cía., pasadas las diez y veinte de la noche, irrumpieron en escena. Con su camisa leñadora habitual, el frontman se dispuso a descorchar una buena botella de vino y hacer que la velada comenzara cálidamente con “Release”, mismo primer tema que en su anterior show en el país. Seguido llegó “Even Flow” y primer rugido de la guitarra de Mike McCready.

Si por algo se caracteriza Pearl Jam es porque sus shows no son siempre iguales. Vedder saludó formalmente con un “Hola, Buenos Aires”, se colgó la guitarra y sorprendió con “Lukin”, homenaje a Matt Lukin, incluido en “No Code”. Con la ganchera “Corduroy” el show comenzaba a tener un clima de fiesta. “Antes de que sigamos, ¿Se sienten seguros?”, el cantante se volvió a preocupar por la integridad de sus fanáticos, algo que ya había manifestado en sus anteriores presentaciones en el país. Unos pasos para atrás y a disfrutar de “In Hiding”.

“Este festival tiene 10 años, y esta es una de Ten”, así el cantante presentó “Deep” y pegadita llegó “Jeremy”. En total fueron seis las canciones del consagratorio disco debut, siendo el que más aportó al repertorio. En la bella “Wishlist”, Vedder enumeró su lista de cosas que le gustaría ser y “Given To Fly” fue dedicada a Fabricio Oberto, basquetbolista emblema de la generación dorada y, por encima de todo, rockero. El cordobés entabló amistad (en sus años de NBA) con el bajista Jeff Ament que luego terminaría el show tocando con su camiseta de la selección.

Matt Cameron (iniciales PJMC en su bombo), es el único miembro no fundador de la banda que actualmente divide su tiempo entre Pearl Jam y Soundgarden. Stone Gossard en segunda guitarra y Kennet Boom Gaspar en teclados completaron la banda. Un combo demoledor pero perjudicado por otra grave falencia del predio, que nada que ver tuvo con el clima, y que fue el sonido dispar. Según donde uno se ubicaba en el campo, se escuchaba muy distinto. En el sector medio del escenario el sonido era perfecto y la banda brillaba, pero no así en los costados del campo y las plateas laterales.

Un momento emotivo y clave del show, fue cuando en el final de “Daughter” se coló una versión en español de  “It´s OK” de Dead Moon. Vedder a pleno machete luchando con su idioma y el delirio de un público sorprendido. En el ir y venir de momentos y sensaciones, llegó una aplanadora versión de “Rearviewmirror”.  Entrada la hora de los bises, la banda estaba más encendida que nunca y mostró su lado más salvaje, con “Do the Evolution” y “Animal”.

Otro instante alto en emoción lo trajo la bella y conmovedora “Just Breath”, con Vedder solo en escena, que interrumpió la canción para apoyar a los perjudicados por el temporal y las inundaciones. La admiración ramonera (de banda y público) hizo de “I Believe in Miracles” una verdadera fiesta, al igual que el himno grunge “Rockin´ in the free world”, de Neil Young, los dos únicos covers de la noche, aunque ya incorporados al repertorio de PJ.

El show no podía terminar sin “Alive”, primer hit en la historia del grupo, con el grito de guerra de un público que todavía está vivo. El final, siempre emotivo de la mano de “Yellow Ledbetter”, llegó después de más de dos horas. La camisa le había dejado lugar a la remera negra de Rocky y el vino seguía ahí, en las manos del cantante mucho más caliente, al igual que los corazones de las miles de almas que habían disfrutado de la banda. Pearl Jam había dado un show memorable y Eddie Vedder fue sin dudas un gran anfitrión. El líder es una estrella simple y humanizada. Es uno más sólo que arriba del escenario.

Lista de temas de Pearl Jam en Costanera Sur (03/04/2013)


Release
Even Flow
Lukin
Corduroy
In Hiding
Save You
Deep
Jeremy
Wishlist
Hail Hail
Given To Fly
I Got ID
Daughter – It’s OK
Got Some
Betterman
Elderly Woman Behind The Counter In A Small Town
Rearviewmirror

Bises

Do The Evolution
Animal
Just Breath
Black
I Believe In Miracles
Alive
Rockin´ In The Free World
Yellow Ledbetter

 

 

 

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo