Registrarme
Shows | Lun, 11 de May de 2015

Otra frenética noche con Babasonicos

Sábado 9 de mayo de 2015 - Club Brown

En un rincón del patio de Club Brown, entre los asistentes que llegaron temprano para tener tiempo de una cerveza y charla con amigos, hay una mesa con vinilos. Es el mismo, repetido unas cuantas veces. Negro con imágenes de piedras preciosas. Precioso como objeto y contenido. Es el nuevo EP de Babasónicos, "Shambala". Cuatro canciones que surgieron de una sesión en vivo conducida por Phill Brown en 2012 y que ahora forman parte de un vinilo de 10 pulgadas. La edición es limitada y unos cuantos no se quieren quedar sin esta primera edición. Miran la barra y aprietan el bolsillo. Miran la mesa con el material precioso y lo aprietan un poco más. ¿Los números dan para todo? ¿Vinilo o sed? Ya fue, dame todo.

La última oportunidad en la que Babasónicos visitó la ciudad fue bajo el mismo techo para mostrar por primera vez "Romantisísmico", su (nada más y nada menos que) onceavo disco. La visita se repite, el paseo del último hijo también, pero Dárgelos y su equipo buscan sorprender a su público rosarino y para esta noche han escogido sumar un invitado muy especial para que se encargue de un warn up igual de especial.

Las luces se apagan y la gente se acomoda para el primer acto que Club Brown tiene preparado para esta noche. Hay un solo foco encendido y apunta directo al micrófono al frente del escenario. Tímido, entra por un costado, el cantautor rosarino Juani Favre.

La invitación a Juani no es casualidad, es que Adrián Dárgelos le está produciendo su próximo disco, cautivado por la poesía y el amor que Juani transmite tan solo con su voz y su criolla. El rosarino es sencillo y educado. Se presenta y da comienzo a un soberbio y breve repertorio que incluye un adelanto de lo que está trabajando con el frontman de Babasónicos, un tema con su hermano Oscar Favre que se suma al escenario y el que ya es un hit televiso, “Un mundo mejor”.

El warm up es suave, como la calma antes de la tormenta. Las luces azules funcionan como truenos cuando Babasónicos toma el escenario. Las visuales resplandecen como relámpagos y los gritos eufóricos del público se asemejan a una lluvia pareja y constante. Con los brazos abiertos, como abrazando el agua que cae, Dárgelos sale al escenario cuando ya se escuchan los primeros acordes de “Uso”.

Lo que sigue es una catarata de los mejores hits de la banda de Lanús en un picoteo por casi toda la discografía: “El colmo”, de "Anoche", “Risa”, de "Infame", “4 am”, de "Miami", “Fizz”, de "Jessico", y el correspondiente repaso del último disco: “Los burócratas del amor”, “El baile del Odín”, “Negrita” y “Aduana de palabras”, para terminar los bises con “Flora y Fauno” y el que le sigue en el disco "A propósito", “Fiesta Popular”.

Es cerca de la una cuando la banda se despide. Afuera es una noche húmeda de invierno, adentro acaba de pasar una tormenta y todavía quedan murmullos, como gotas que caen de las ramas de los árboles.   

Escrito por:
Gala Décima Kozameh
Mujer, 28 años
Fotos por:
Gastón Valdez
Hombre, 118 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo