Registrarme
Shows | Lun, 23 de Nov de 2015

Nueva fiesta pastillera en el Anfiteatro

Viernes 20 de noviembre de 2015 - Anfiteatro Municipal

“Esta es tu casa, podes volver” arenga uno de los tantos canticos que recitan los jóvenes fans de Las Pastillas del Abuelo mientras esperan la salida al escenario de los músicos. Y ellos, chochos, se lo toman al pie de la letra y es por eso que todos los años se pegan una vuelta por Rosario. Esta vez (o nuevamente) en el Anfiteatro Municipal Humberto de Nito donde presentaron su flamante disco “Paradojas”.

La presentación se llevó a cabo delante de una multitud de jóvenes que volvieron a copar todos los rincones del Anfi. No es novedad para una banda que, vaya a donde vaya, cuenta con el acompañamiento de sus fieles seguidores. En Rosario dieron el presente gente de distintos puntos de la ciudad y de localidades aledañas.

“Paradojas” vino a cerrar una idea que se abrió con el disco  “Crisis” y continuó con  “Desafíos”. Cada cual con su distinción particular. “Crisis” todas sus canciones terminan con un signo de pregunta; en “Desafios” con un signo de admiración; y en “Paradojas” con puntos suspensivos.  No es novedad. La banda liderada por Piti Fernández se caracteriza por contar historias. Si bien son “cancioneros” (que no es lo mismo que “hiteros”) las mismas cuentan con un armado lirico interesante (lejos de la pura poesía y más cerca de lo barrial si se quiere).

Pero vayamos a lo musical. El recital comenzó a las diez puntual con “Escaleras”, “José”, “Cerveza”, la bluesera “Me juego el corazón” y “Leer y escribir!”. Un comienzo alto y sin interrupciones. Al primer saludo de agradecimiento, el cantante adelantó que “estamos muy felices por el nuevo álbum”. Y así dieron pie con “Ella dice” e “Inercia” del mencionado álbum. Este último cuenta con una reciente presentación en forma de video-clip donde se baja el mensaje del No a la trata.

“Enano” y el homenaje hecha canción para “Diego” (por Maradonna) se sumaron a la lista de temas. Del disco nuevo sonaron solamente tres más: “Absolutismos”, “Permiso y prometo” y “Saber hacer”. El resto dejaron para que cada fanático lo descubra en su casa. El dato: pese a que hace poco que el disco circula, muchos cantaron las canciones como si fueran parte de las más hiteras.

Hubo momentos críticos (en cuanto a contenidos) con los ya clásicos “Gobierno procases” y  “Viles medios” (hoy más que nunca por el contexto eleccionario). Y el momento más cursis con “Loco por volver a verla” y “Viejo karma”. En la recta final del show sonaron los clásicos de clásicos para delirio de la gente. “Que vicios tengo”, “Ojos de dragon”, “Qué hago yo esperando un puto as” y “Vuelta de tuerca” en la antesala del primer y único bis de la noche.

Antes el saludo final el cantante agradeció a todos y nombró a referentes de la cultura local como Fontanarrosa y el Negro Olmedo y agregó a la lista a “los amigos de Cielo Razzo”. Y el final se completó con “Por colectora” y “Sabina y Piazzolla”.

Con un show sin ir a lo seguro (podrán haber faltado algunos clásicos) la banda demostró el momento en que se encuentra. Con el profesionalismo y la cordura que implica tocar en una banda multitudinaria. Lejos de las poses, cada músico está en consonancia con sus compañeros para demostrar lo mejor de su performance en vivo. Recorrieron viejas canciones y presentaron parte de lo nuevo. El resto de la fiesta  corrió por parte de sus fieles seguidores que no pararon de cantar y corear a los músicos. Ellos lo viven como una fiesta y la banda les ofrece un show preciso y siempre alegre. Nuevamente Las Pastillas del Abuelo pasaron por Rosario y la experiencia de verlos en vivo sigue siendo la misma: una auténtica fiesta pastillera.


Escrito por:
José Luis Morelli
Hombre, 27 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo