Registrarme
Entrevistas | Mar, 10 de Dic de 2013

`No somos 100% extremos ni tampoco 100% otra cosa´

Carajo es una banda que convence o enamora no solamente cuando uno descubre su música, sino también cuando uno escucha sus declaraciones, conoce sus valores y su forma de moverse en este mundo del rock. Un simple ejemplo, quizás, es que ante la publicación de un nuevo trabajo de estudio, la banda repitió el ritual de firmar el disco y fotografiarse con sus fanáticos, evento que a Rosario le tocó un jueves de septiembre por la tarde en el Café de La Flor. Esa fue la última vez que el power trío liderado por Marcelo Corvata Corvalán pisó la ciudad, que ahora vuelve a presentarlo en vivo en Willie Dixon el sábado 14 de diciembre.

Se trata de “Frente A Frente” el sucesor de “El Mar De Las Almas”, y un disco doble con ocho temas y algo más de media hora de música en cada CD. Lo nuevo viene en un envoltorio lujoso, con postales y dibujos para las letras de cada una de las 16 canciones. El primer CD es quizás el más agresivo y extremo, con el corte “Shock” como botón de muestra. El quinto trabajo del grupo es además su producción más ambiciosa y compleja hasta el momento, con detalles, sutilezas y arreglos que se van descubriendo en cada nueva escucha.

En la semana previa al estreno de "Frente A Frente" en Willie Dixon, el guitarrista Hernán "Tery" Langer, una de las tres patas fundamentales de Carajo, charló extensamente con RosarioRock.com. Tery desmenuzó en detalle el nuevo trabajo, se mostró abierto a reflexionar sobre la relación que tienen con sus fanáticos, la imagen y los principios de la banda y a planificar el 2014 tratando de llevar su música a la mayor cantidad de lugares posibles.

¿Es musicalmente el disco más ambicioso y maduro de la banda? Por los arreglos y los climas orquestales, que son de lo más complejo que han hecho…
Si, es un poco así, principalmente porque es un disco doble, que desde hace tiempo teníamos muchas ganas de hacer y ahora que estamos en el camino independiente surgió la posibilidad. No sé si el término es ambicioso, lo que sí pretendíamos era que el disco fuera a lugares donde los otros no habían llegado. También el hecho de que sea doble, involucrar más canciones, que el arte fuera más complejo que los demás, que tuviera otro vuelo. En las canciones buscamos otro nivel que en “El Mar De Las Almas”, que para nosotros había sido un disco increíble y difícil de superar. Hubo una etapa primaria de composición, que tuvo que ver con todo lo que suena en el primer CD, donde está esa parte compleja, rebuscada dentro del estilo, más moderna y más compleja también a la hora de tocar. A nosotros como músicos e intérpretes nos llevó a las composiciones más arduas, intrincadas o con mayor complicación. Se dio así naturalmente, es el hoy de Carajo. El segundo CD tiene que ver con canciones rescatadas de otros tiempos, que han quedado afuera de otros discos, en donde también era llevarlas a un plano actual, lo que la banda hoy en día ofrece. El desafío fue ponerse a la altura de cada una de las canciones. El trabajo no empezó como un disco doble, se fue dando cuando elegimos las canciones y nos entusiasmamos. Nosotros habitualmente grabamos más canciones de las que van al disco, pero en esta oportunidad la idea era no vetar ninguna y que vayan todas. Preferimos darle más a la gente antes que hacer un disco más corto. Tarea cumplida para nosotros porque fue creciendo en el tiempo y se transformó en algo más grande.

El primer CD quedó con el lado más agresivo o extremo, si se quiere…
Sí, quizás tenga que ver con algo más extremo, que tiene que ver con lo que escuchamos hoy en día, con las influencias actuales. La actualidad de la banda nos lleva a cosas más vertiginosas dentro del estilo, a ciertos riffs más pesados, más rápidos, más ágiles. Canciones como “La Venganza De Los Perdedores” continúan un poco lo de “Luna Herida” y esta parte de rock un poco más sinfónico. El arreglo de cuerdas y la tonalidad que tiene, avanzamos en cuanto a lo complejo de la canción, a los arreglos, como una cosa lógica que se da en nosotros y que se llevó a un nivel un poco más alto.

En “La Venganza De Los Perdedores” hay un guiño a System Of A Down, ¿Fue una de las influencias de este trabajo? ¿Hasta qué punto de la carrera las influencias se vuelcan en un disco? ¿En los primeros trabajos un músico está más permeable?
Es algo que siempre está y difícilmente desaparezca y no se note en nada lo que hacemos. Siempre tratando de que algo que no sea tan importante, como para no mostrar también tu propia personalidad. Sí, puede ser. System es una banda que siempre nos gustó. Yo lo veo más que por su ritmo y compás podría parecerse a una chacarera que a otra cosa, tiene un 6x8 y es también algo nuestro. Sin dudas que todo el tiempo uno está escuchando música, influenciándote, y que uno también influencia a otras bandas también, es parte de de ser músico. Para este disco estuve escuchando mucho lo que se llama la nueva ola de post hardcore, bandas como Arquitects, The Almost y Of Mice & Men.

¿Se puede decir también que es un disco de estribillos? Trataron de que sean claros, cuidados y que dejen un mensaje…
Eso siempre pasó en Carajo, por más pesada que sea la canción. Te doy el ejemplo de “Shock”, una de las canciones más extremas, más rápidas y más furiosas del disco, también tiene un estribillo que es súper cantable. Es un denominador nuestro. A lo largo de todos los discos, que el tema más pesado tiene un estribillo cantable, no deja de ser una canción. Es una premisa de Carajo y es algo que nos sale naturalmente, parte de nuestro estilo, es lo que nos gusta, no somos 100% extremos ni tampoco 100% otra cosa. Nos gusta jugar con esa dualidad, que el tema sea pesado, pero que la canción sea canción que deje un mensaje claro. Todas nuestras letras tratamos de hacerlas claras, dejar un mensaje lo más creíble y palpable posible, esa es una característica de Corvata, que escribe las letras.

En cuanto al arte de tapa, el diseño y el packaging, también tienen una postal para cada letra de las 16 canciones del disco, ¿Es una de las últimas bandas románticas en este sentido que busca que los fanáticos sigan teniendo el original?
Si, en algún punto todavía hay mucha gente que tiene ese amor por el arte, por lo que significa un disco con todo ese diseño y packaging y fue muy difícil para nosotros separar la cuestión porque siempre lo vimos como una cosa conjunta. En otras ocasiones no habíamos podido tener la posibilidad de desarrollar esta parte como queríamos, pero por suerte se vio reflejado en este disco. Nos costó, sabiendo de la calidad y que iba a ser un disco caro, pero la mejor manera de hacerlo era algo especial, distinto, que valga la pena y dieran ganas de tenerlo en la mano. A pesar del precio, cuando la gente lo abrió y vio todas las tarjetas y los dibujos, creo que nadie dijo “Uh, que garrón, pagué esa plata y mira lo que me encuentro”. La intención era que no sólo se reconocieran las cancione, sino también el arte.

También con la decisión de hacer esa mini gira (Buenos Aires, Rosario, Córdoba y Mendoza) firmando discos, ustedes mismos se encargan de generar un vínculo con sus fanáticos que quizás otras bandas no tengan ¿No?
Sí, estuvo bueno porque para la gente el hecho de que estemos ahí es importante, y además ya casi ni se hace. Por ahí estás cinco o seis horas con la gente firmando discos y creo que la gente valora mucho eso. A lo largo de este tiempo que lo venimos haciendo nos damos cuenta de lo importante que es. Además, como el disco era caro, dijimos “Hagámoslo y démoselo antes que nadie para que lo puedan comprar a un precio más accesible”. Fue una doble apuesta de no sólo estar ahí, sino que también pensamos en que lo puedan comprar a un mejor precio. Fue muy bueno para nosotros y para la gente, que se acercó y vio por qué lo estábamos haciendo. Hoy en día somos nosotros los músicos los que hacemos esta especie de campaña para promocionar nuestro disco, más aún cuando transitás el camino independiente. Creo que no hay mejor manera de hacerlo, tratando de que no haya intermediarios. Que la gente vea que uno apoya el disco de esa manera y además compartir un momento grato.

Además de estos eventos que ustedes mismo generan, les toca ser músicos reconocidos en una época en la cual el fanático, a través de las redes sociales, está mucho más cerca del artista que antes. Por ejemplo, en tu cumpleaños (29 de noviembre) recibiste muchísimos saludos. ¿Cómo viven esa relación en el día a día?
Tratamos de aprovecharlo en el buen sentido. Sabemos que hoy en día todo pasa por ahí. Nosotros estamos en contacto y la gente responde muy rápido. Tenemos el Twitter de la banda y ninguno de nosotros tuitea demasiado en cuanto a lo personal. Sí entendemos el poder y la llegada que da todo eso, es una herramienta muy importante para comunicar algo. Ahora es todo más inmediato, sin tanta burocracia y la juventud está muy acostumbrada a las redes sociales. En mi cumple me comentaron que fue trending topic o algo de eso y yo mucho no entiendo, pero en un evento tan simple como un cumpleaños te das cuenta de la llegada que uno tiene como músico o como banda.

Con respecto a la imagen que muestran, has dicho en entrevistas anteriores que preferís que te vean como un nerd y no como un reventado,y que el backstage de la banda es de lo más tranquilo ¿Carajo también se diferencia en que muestra otra forma de vivir el rock, sin el reviente de los comienzos?
Sí, creo que es casi generacional. Esa cultura de los 80s y los 90s ya pasó un poco. No hay duda de que el reviente existe, pero no es el camino que muchísimas bandas eligen. Creo que hoy en día es más interesante lo bueno que tenés para decir, que lo trillado y el mensaje fácil. Si uno tiene la posibilidad de transmitir algo y ser como una especie de comunicador, para el público es lo más importante. En definitiva no es una decisión artística, es una decisión de vida, por más que yo quiera aparecer reventado, no lo voy a aparecer nunca, no lo soy y nunca fui así. Siempre lo que habla son las canciones, la música y el mensaje. Siempre quiero ser recordado como alguien que tiró una buena y no que tiró una mala, por mi música y no por un mensaje pelotudo o banal. También está todo más profesional, hay muchas bandas que se lo están tomando en serio y es el único camino para hacer las cosas bien. Uno tiene un compromiso con la música, de estudiar y progresar. Estudié en el magisterio, me llevó siete años terminarlo, pero no es algo que uno termina. Sigo estudiando particular, guitarra y canto, siempre hay algo por aprender.

Estuvieron tocando los últimos fines de semana en Capital y ahora se toman un respiro para llegar al Luna Park en junio del año que viene, ¿Cómo planifican el 2014?
Esperemos tocar mucho por todo el país y mostrar el disco nuevo. Justamente ahora estamos por sacar un nuevo video que hicimos hace poco con el director Seba López, de “La Venganza De Los Perdedores” y seguramente el año que viene hagamos más. Preparando lo del Luna y en el medio tocando por todos lados, con ganas de viajar al exterior, o en el verano al Cosquín Rock o Parque Roca… En el conurbano, San Miguel o el Auditorio Oeste. Es la etapa de tocar mucho y salir a mostrarle el disco a la gente.

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo