Registrarme
Noticias | Vie, 21 de Oct de 2016

No repetimos la fórmula y hacemos lo que sentimos



Airbag, la banda conformada por los hermanos Sardelli se presentará en Rosario, el sábado 22 de octubre en Club Brown, a pocos días de editar su nuevo material y de presentarse en el Luna Park. En la previa nos comunicamos con Patricio, cantante y guitarrista de la banda.

“En nuestra carrera hemos subido y bajado mucho pero siempre con las mismas ganas, insistencia y haciendo lo que nos gusta”, memoró el cantante al respecto del recorrido de la banda. No son muchos los casos en que una banda tenga varios Luna Park sobre sus hombros. Así mismo agregó que “es un camino muy duro” poder estar donde están.  

Al respecto a los prejuicios que existen sobre la banda no titubeó: “nos chupa un huevo el qué dirán”.  Y a partir de esa actitud se metieron al estudio de grabación para ver que salía. “Usamos el viejo método de entrar a componer y grabar en el estudio”, afirmó. Y el resultado fue un disco muy rockero, con muchas violas rabiosas y letras profundas.

“Mentira la verdad” habla de todo. Desde la cultura de control, las dudas existenciales y hasta de la crisis del 2001. “Estamos muy felices porque era un disco que teníamos ganas de hacer”, reflexionó Pato.  Un disco que habla de todo y que da muestra de la madurez de la banda.  “Es un disco que pasa rápido pero con mucha personalidad y peso propio”.

Los hermanos Sardelli están en un gran momento. Lejos del pop que los caracterizó a sus comienzos, el presente los encuentra con mucho hard-rock, guitarras distorsionadas y muchas ganas de tocar para sus seguidores.  El próximo 22 de octubre los y las rosarinas tendrán la oportunidad de reencontrarse con ellos en lo que seguramente será una fiesta.
 

¿Qué nos podes contar de lo que fue el post-show de Luna Park del pasado 2 de octubre? ¿Comó aconteció en ustedes?
Físicamente terminamos muertos como en cada concierto que brindamos porque sabemos que cuando estamos en el escenario tenemos que dar lo máximo. Esa es la forma en que todos terminamos contentos, tanto nosotros como la gente.

¿Qué es lo que más se disfruta cuando se está arriba del escenario y qué es lo que menos se disfruta?
En el show del Luna por  ejemplo lo que más disfrutamos fue tocar las canciones nuevas porque era la primeras que las tocábamos. Fue alucinante ver que la gente ya se sabía todas las canciones y eso que salió hace menos de un mes casi. Lo que menos se disfruta depende de cada concierto: por ejemplo no está bueno cuando la técnica no funciona o cuando la iluminación no es buena. Pero no fue el caso de Luna, por suerte.

Pese a que no es la primera vez que tocan en el Luna, ¿cómo describirías el camino que recorrieron para culminar en ese acontecimiento que es tocar en un estadio lleno?
Mucha insistencia, trabajo y dedicación. El año pasado hicimos tres shows, todos diferentes y este también lo fue. Es lo que más nos divierte: cambiar la puesta en escena y la lista de tema. La cuestión es no repetir la fórmula.

¿Y cómo se hace para no repetir esa fórmula?
Haciendo siempre lo que sentís. Disco a disco nosotros hicimos cosas diferentes, no tenemos discos iguales. Cuando nos fue bien nunca mantuvimos esa fórmula solo porque nos fue bien. La muestra es en los cambios de instrumentos que solemos hacer en cada disco. Eso en otra banda quizás sea motivo de separación o de fracaso. Pero en nuestro caso cuando cambiamos la formación de la banda creo que nos fue cada vez mejor. Es importante hacer lo que uno quiere.

¿Que se conozcan de toda la vida influye en que puedan llevar adelante todo esto que decís?
No podría decirte lo contrario porque nunca trabaje en bandas con amigos o con gente que no conocía. Es la única forma que conozco desde los 10 años y estamos acostumbrados y  muy cómodos como estamos.

Da la sensación que cuando uno escucha la discografía de Airbag que tuvieron mucha libertad en cuando a manifestar sus principales influencias musicales. Se nota la evolución que fueron haciendo pop hasta derivar en un hard rock potente. ¿Cómo valoran trabajar con esa libertad y cómo lograron construir esa libertad o camino recorrido?
Es duro porque no es un camino fácil.  Es como dice AC/DC “vivir del rock and roll no es tan fácil como pensás” (It's a long way to the top if you wanna rock 'n' roll”) En nuestra carrera hemos subido y bajado mucho pero siempre con las mismas ganas, insistencia y haciendo lo que nos gusta. Así fue como pudimos hacer el show del otro día o tener esa libertad de hacer un disco más rockero o más pop. Es como que nos chupa un huevo el qué dirán a la hora de entrar al estudio a grabar.

El último disco en muy poco tiempo fue muy bien recibido. ¿Qué balance haces sobre esto?
Estamos muy felices porque era un disco que teníamos ganas de hacer.  Fue un disco que grabamos con el viejo método de los 70: entramos a componer en el estudio y grabar a ver qué pasaba. Por eso tiene ese espíritu tan vivo. Es un sistema que nos dio mucha libertad y salió un sonido diferente. Por lo visto está gustando mucho a nuestros seguidores y a la crítica en general.

¿Desde lo personal cómo lo estás viviendo?
Es épico. Estar tocando canciones como “Colombiana” o “Huracán”  te puedo asegurar que se sienten espectacular. Es un disco muy “guitarrero” y disfruto mucho eso. Creo que hoy en día, a nivel nacional e internacional, no se escuchan muchos discos así (con tantas violas). Incluso nuestras canciones que más suenan en la radio tampoco tienen tantas guitarras. Creo que la viola está muy relegada. Tocar eso y que la gente responda es algo increíble.

Imagino que en esa experiencia de componer y grabar en vivo habrán quedado cosas afuera. ¿Quedó algo pendiente?
Si, obvio que sí. Eso pasa siempre. Pero no nos volvimos locos porque estamos muy satisfechos con lo logrado. Es un disco que pasa rápido pero con mucha personalidad y peso propio. Tienen mucha identidad y eso multiplica.

¿A que hace referencia el título del disco y como encararon la cuestión de la lírica? Hay canciones con contenido filosófico, social y político si se quiere.
Hay canciones como “Huracán” que es bien directa y muy clásica. “Vivamos el momento” habla de lo que es la angustia existencial que todos tenemos en algún momento. La idea es pensar un poco para que estamos en el mundo, a dónde vamos.  “Primavera 2001” habla de un pibe que vive su adolescencia en la primavera del 2001 donde todos sabemos cómo estaba Argentina en ese momento.  “Apocalipsis confort” que te cuenta que vivimos en una era de comodidad en donde haces todo desde tu celular. Todo queda grabado ahí, lo que consumís, lo que te gusta y lo que no.  Todo eso es información clasificada que queda un sistema y no sabemos para que la están usando. El título del disco significa todo eso. Son verdades que están establecidas pero no llegan a ser verdad. Es una parte sacada del libro “La Republica” de Platón.

¿Con el paso del tiempo se pusieron más críticos con estas cuestiones? En el 1999 cuando recién aparecieron era difícil imaginar que hablaran o narraran estas historias.
No lo veo como algo imposible. Siempre pensamos lo mismo pasa que ahora lo plasmamos en nuestras canciones. Si escuchas los discos de Los Beatles al principio era todo “Love me do” y finalmente Lennon termina escribiendo “Imagine”. Es natural. Cuando tenes 15 no escribís lo mismo que cuando tenes 28. Después de todo tuvimos un disco que hacía referencia a un ex presidente nuestro que decía que nos iba a llevar a Japón en media hora.  Ese es un disco muy político. Después “Vorágine” tiene canciones como “Mecanismo de control” o “Cae el sol” que denuncia la trata de personas. Creo que cada disco tuvo sus cosas.

El hecho de que tengan seguidores de edad promedio sub 18-25, ¿sienten que tienen alguna responsabilidad a la hora de comunicar cierta idea?
La verdad que no. Si me preguntan una opinión sobre un tema sensible, por supuesto que responderé con cautela y mucho respeto. También porque a veces no tenemos mucho tiempo para plasmar ciertas ideas porque los tiempos de la televisión o la radio son muy veloces. Hay que tener cuidado que no te saquen de contexto también.

Volviendo a la gira. ¿Cómo va a ser la visita a Rosario? Y ¿cómo se preparan para la gira que continua en el resto del país?
El Luna fue el punta pie inicial de lo que será una gira muy extensa. Como siempre nos preparamos a full. Rosario siempre fue una plaza clave. Acá empezamos a tocar y siempre nos recibieron muy bien tanto en el show como en el post show. Estamos con muchas ganas de tocar las canciones nuevas.  Ya nos estamos imaginando como será esa presentación y sabemos que será algo muy lindo, con una nueva puesta en escena.

¿Si tuvieras que elegir una canción que sintetice la carrera musical de Airbag cual sería y por qué?
Hay dos canciones que cuentan un poco como somos. Uno es “Mi sensación” y el otro es “Un día diferente”. Nos representan mucho a nosotros y a mí en lo personal.  Con el primero nuestro público también lo siente como propio y eso de alguna forma nos marca. Por eso creo que es la que más nos representa.

 

Escrito por:
José Luis Morelli
Hombre, 26 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo