Registrarme
Shows | Mie, 25 de Mar de 2015

Lollapalooza Argentina 2015: Lo que pasó el Día 2

En la segunda fecha del Lollapalloza el Hipódromo de San Isidro tuvo otro día de sol y de convocatoria multitudinaria. Más allá de la invasión de números internacionales que caracterizan al festival, nuestro Pedro Aznar dio sin dudas uno de los mejores shows de la jornada. Bajo un sol imponente pasadas las cuatro de la tarde, el ex Serú Giran ejecutó hits del tamaño de "Mientes" y "Tu amor", y se tomó todo el tiempo del mundo para explicar el origen de la canción "Fugu", que tocó antes de "Quebrado". Sobre el final volvió solo a escena para despedirse con las adaptaciones del inglés de Elton John en "Ya no hay forma de pedir perdón" y del portugués de Chico César de "A primera vista" y así conformar y emocionar a todos los que apostaron por ir temprano a verlo. 

Los provenientes de Leeds Alt-J y los londinenses de Bastille son nuevas bandas inglesas, sobre todo esta última, que están haciendo un camino que quizás el grupo que los sucedía ya recorrió con holgura. Después de su cancelación sobre la hora en el Pepsi Music 2012 por enfermedad de su guitarrista y cráneo principal Sergio Pizzorno, la llegada de Kasabian al país era una cuenta pendiente. La banda de Leicester, una de las apariciones más importantes del rock inglés en la última década, fue número de cierre en la última edición del festival de Glastonbury pero increíblemente estuvo en la tercera línea de cartel de este festival. Se presentaron en el escenario principal algunos minutos pasadas las siete de la tarde. 

Innovadores y camaleónicos por naturaleza, Kasabian está siempre cambiando y nunca repitiendo fórmulas, por más exitosas que éstas hayan resultado. En esta gira se encuentran presentando 48:13, su quinto disco de estudios y el comienzo del show, con el arte del disco como telón de fondo, fue bien arriba con "Bumblebeee", y ese "I´m in ecstasy" del frontman Tom Meighan. Toda una declaración de principios de un grupo que siguió con "Shoot the runner". Con la impronta de ese sonido electro rockero al cual se han volcado en el último disco fueron desfilando la nueva "Eez-eh", su primer hit "Club foot" (el mismo que llamó de atención y propinó los elogios de Noel Gallagher), y más tarde "Treat", dedicada a los Cypress Hill. 


Sergio Pizzorno es el cerebro creativo y director de orquesta de la banda, que sigue al frontman con guitarra y sintetizadores pero también como un soporte vocal ocasional. El cover de Fatboy Slim "Praise you" funcionó como la mejor intro para "L.S.F. (Lost Souls Forever)", mientras que el final (que "ya lo conocen" se animó a decir Meighan) fue con "Vlad the impaler" y "Fire", para que el frontman se quede solo improvisando a capela "All you need is love". Los Kasabian armaron una fiesta de rock y electrónica que no dio respiros, ni siquiera para que toquen "Goodbye Kiss", esa joya incluida en Velociraptor! que tiene destino de clásico, y que sí le regalaron a los que fueron a La Rural a ver el sideshow junto a The Kooks del día siguiente.  

En la variedad de propuestas de la segunda fecha, sin duda uno de los números más rockeros y de mayor duración fueron The Smashing Pumpkins tocando en el segundo escenario cuando ya había caído la noche en San Isidro. Billy Corgan, que tiene en sus filas a Brad Wilk de RATM en la batería y Mark Stoermer de The Killers en el bajo como miembros de gira, se presentó con "Cherub rock" y "Tonight, tonight". Corgan mostró algunas de las canciones de "Monuments to an elegy", su nuevo disco de estudios, como "Being beige" o "Drum + fife". Un trabajo que los volvió a poner en consideración de muchos, después de que el pelado de Chicago reflotara la banda en 2006. 

El clásico "1979" no podía faltar en una presentación de festival y el himno yanqui (que siempre se lleva algún chiflido) fue la intro para "United States", mientras que en la recta final sí encendió al público la gran "Bullet with butterfly wings". "Escuchá la última guitarra distorsionada de la noche" le dijo, con mucha razón, un fanático de la banda a su amigo, porque después de la versión acústica de "Today" lo que vendría sería el cierre con "Zero", que le dio la posta a Pharrel Williams en el escenario principal, y a una propuesta totalmente distinta. 

Subido al éxito de "Happy" y de su colaboración con Daft Punk, Williams llegó al festival (y por primera vez a Argentina) en un momento de reconocimiento que quizás nunca imaginó. El repertorio del show fue el repaso de su extenso CV, y no hizo más que mostrar sus credenciales como colaborador o productor de otros artistas. Además de que tiene su segundo disco solista "G I R L", y muy exitoso por cierto. Para adornar esta propuesta, un ejército de bailarinas, coreografías pop y sponsors (Adidas hasta en la cola del cantante) en un escenario que se convirtió en una gran pista de baile, con la figura de Michael Jackson sobrevolando los aires. 

El repertorio de Pharrell se basó en todos estos aspectos. Algo del último trabajo con "Hunter" y el repaso de su etapa en N*E*R*D* con "Lapdance". De sus innumerables colaboraciones desfilaron "Drop it like it´s hot" de Snoop Dog, "Hollaback girl" de Gwen Stefany y "Blurred lines" de Robin Thicke. Antes de desembocar en "Get lucky" y "Lose yourself to dance" de Daft Punk, momento en el cual ya eran notorias las pistas de voces grabadas para apoyar la del vivo. 

Como mostrándose agradecido o asombrado ante la multitud, en una artista cuya masividad o este lugar de número de cierre de un festival le llegó pasados sus 40 años, Pharrel dejó su mensaje "No importa lo que pagaron por estar acá, el dinero va y viene, importan las experiencias". Para el final se guardó "Gust Of Wind" y "Happy". 

Al igual que en la primera fecha, el cierre fue en el segundo escenario con el DJ Sonny Moore, más conocido como Skrillex. Fue la forma que el Lollapalloza eligió para cerrar esta segunda edición, obedeciendo a esta nueva tendencia a la cual habrá que acostumbrarse. De Corgan a Pharrell, y de ahí a un DJ, y las guitarras distorsionadas, esas que siempre esperamos den la nota final, desgraciadamente ya habían dejado de sonar algún tiempo antes. 

Fotos gentileza Lollapalooza Argentina

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo