Registrarme
Shows | Lun, 21 de Mar de 2016

Lo mejor del segundo día del Lollapalooza 2016

 

Dentro de la variedad de estilos y diversas propuestas que, obedeciendo a una tendencia mundial, abarca el Lollapalooza, la tercera edición del festival creado por Perry Farrell tuvo el sábado una segunda jornada más pop, rockera y hasta heavy que la primera. El día viernes se habían destacado el show de los australianos Tame Impala, el debut del Eminen y los DJs Jack Ü como números principales. Los miles de metros cuadrados de verde que tiene el Hipódromo de San Isidro hacen que el lugar, que no fue el indicado para el show de David Gilmour en diciembre, sí lo sea para este festival itinerante que tuvo otra exitosa edición local que afianza la relación con el país.

"Es una sorpresa para nosotros, pensé que a esta hora no iba a haber nadie" se sinceró Corvata Corvalán cerca del final del set que Carajo dio en el escenario principal. Fue antes de hacer detonar su himno "Sacate la mierda", en la primera participación de la banda en el Lollapalooza. Como si estuviéramos en un festival heavy, la posta en el segundo escenario la tomó Ghost. La banda sueca viene cimentando su relación con Argentina desde la primera visita, cuando fueron soportes de Iron Maiden en River. La tercera versión de Papa Emeritus (de maquillaje blanco y negro) más los cuatro Nameless Ghouls dieron un show en el que mostraron todas sus melodías y ganchos pop, servidos en bandeja con contundencia y machaque metalero. Buena parte de la lista presentó “Meliora”, tercer disco del grupo editado en 2015, además del  hit "Year zero" y del cierre con "Monstrance clock", con el líder comparando ese final de show con un orgasmo.

De vuelta en el escenario principal, en plena tarde Alabama Shakes mostró sus raíces norteamericanas y lo mejor de sus dos discos de estudio. De la mano de la cantante Brittany Howard, dueña de una voz avasallante que despide emociones a flor de piel, además de ser una activa guitarrista con su Gibson SG, y con una numerosa y efectiva banda que la acompaña. Seguido era turno de Brandon Flowers. El cantante de The Killers fue confirmado para el festival a último momento, después de la baja de Snoop Dogg. Flowers debutó en el país como solista, ya que las tres visitas anteriores habían sido con el cuarteto de Las Vegas, la última en marzo de 2013 en GEBA.

 

“The desired effect” es el trabajo que editó en 2015 y que se preocupó por defender en vivo durante buena parte del año pasado. Con el nombre del disco en la pantalla gigante, Flowers, de elegante traje negro y camisa blanca, sorprendió (y encendió a todos) con el clásico de The Killers "Human" para abrir su show. Le siguió "Can´t deny my love", single que salía un año atrás como adelanto del nuevo disco. El cantante vino a mostrar todo su catálogo solista, que se completa con su primer disco “Flamingo”, de 2010, de ese trabajo sonaron "Crossfire", "Jilted lovers & broken hearts" y "Only the young".

La propuesta de Brandon Flowers consiste en lograr canciones pegadizas y efectivas, en una dirección aun un poco más pop a la que toma con su grupo. Se muestra seductor, amable, en buena forma y con una voz privilegiada. Una fórmula que no puede fallar. Del nuevo disco mostró "I can change" o "Still want you", mientras que de The Killers prefirió una versión más lenta y relajada de "Jenny was a friend of mine", el hit "Read my mind" y "Mr. Brightiside" para despedirse.

 

Noel Gallagher volvía al país después de cuatro años, cuando en mayo de 2012 había dado shows en el Orfeo de Córdoba y en GEBA, por ese entonces tenía un solo disco solista editado. El año pasado volvió a la carga con el segundo, “Chasing yesterday”, donde publicó otro puñado de composiciones únicas que consolidan su proyecto junto a los High Flying Birds y confirma (como si hiciera falta) su capacidad compositiva, más allá de si sea solista o forme parte de Oasis. Después de su sideshow del miércoles 16 en el Luna Park, Noel se presentó en el festival con "Everybody´s on the run", el pulso guitarrero de las nuevas "Lock all the doors" e "In the heat of the moment", mientras que bajó un cambio para "Riverman".

Gallagher casi que no habló durante la primera parte del show, aunque sí lo hizo para dedicarle irónicamente "a todos los fans de Oasis" la canción "You know we can´t go back" ("sabés que no podemos volver atrás") y dejar bien en claro el mensaje. Casualmente o no, después del comentario vinieron las primeras canciones de la banda que compartiera con su hermano Liam. El himno "Champagne supernova", la complicidad con los fans que entonaron por un minuto "Live forever", y seguidas "Half the world away" y "Listen up", ambas pertenecientes al disco “The masterplan”, aunque (a diferencia del show en el Luna) no hubo lugar para la canción que le da nombre al disco.

Una joya de su material solista es "If I had a gun", que llegó antes de la inoxidable "Wonderwall". Para el final Noel dejó "Don´t look back in anger", acompañando con su guitarra y dejando que el público se encargue de las voces, como queriendo complacer a sus fans, pero no tan interesado por revisar sus mejores hits. Igualmente, ratificó algo mucho más importante, que es un experto en fabricar canciones que puedan ser coreadas por multitudes.

Mumford & Sons llegaba a Argentina por primera vez, y su show del sábado en el segundo escenario terminó siendo el debut absoluto en el país, después de la cancelación del sideshow programado para el jueves 17 en el Orfeo de Córdoba junto a Florence + The Machine.

La carta de presentación fue "Babel" el tema que le da nombre a su segundo disco. Referentes principales de la escena folk de Londres, el banjo en el primer tema, y el contrabajo, al cual recurrirían para la siguiente "Little lion man" fue la muestra del sonido primitivo de la banda, una marca registrada con la que se dieron a conocer desde “Sigh no more” (2009). La virtud del líder Marcus Mumford consiste en darle una intensidad suficiente a la guitarra y a su voz, jugar con los climas y levantar al público con una guitarra electro acústica.

En su último disco “Wilder mind”, editado el año pasado, la banda se despegó de su sonido original, lo que el cantante ve como "un desarrollo, no una partida" (según el mismo sitio web oficial del grupo). Entonces, para "Below my feet" y "Wilder mind", el formato de banda (cuarteto más dos músicos invitados) se volvió tradicional con batería, más guitarra y bajo eléctrico. El mismo Marcus Mumford es quien fue a la batería para "Lovers in the light", uno de los mayores hits de su repertorio. Así el show cambiaba de formato cuando la banda presentaba los temas nuevos, como la seguidilla de "Tompkins square park", "Believe" y "Monster" y se volvía acústico cuando volvía al primer disco con "The cave" o "Roll away your stone". Aunque siempre, gracias a la energía de los músicos, levantaba la temperatura.

Para que el termómetro termine de explotar, durante "Ditmas" el cantante se fue a recorrer las pasarelas, volvió con la bandera argentina y se sentó nuevamente en la batería para "Dust bowl dance". El himno "I will wait" fue una especie de pogo (acústico) más grande del mundo, y la banda se despidió con "The wolf". Mumford & Sons demostró con versatilidad, autenticidad y una energía desbordante, cómo hacer que un show sea caliente con instrumentos acústicos. Dejaron una imagen inmejorable y, emocionados por la respuesta de un público que conocía su repertorio, prometieron volver pronto.

La presentación de Florence + The Machine era esperada, y otra cuenta pendiente que se saldaba, al igual que la de Mumford & Sons, ya que fue el debut absoluto en el país de una de las apariciones más importantes de la música británica en la década pasada. Desde su debut “Lungs” (2009) pasando por el gran éxito de “Ceremonials” (2011) y la confirmación con “How big, how blue, how beautiful” del año pasado. Más allá de los distintos estilos, bien podría trazarse un paralelo con Mumford & Sons, ya que hay varias coincidencias en su línea de tiempo. Ambos grupos nacieron en Londres en 2007, tienen tres discos editados casi en los mismos años y llegaron por primera vez a Argentina en el mismo momento.

Si bien el foco se detiene en un primer momento en la principal colaboradora Isabella Summers, la atracción principal es cuando Florence Welch sale a escena con su vestido salmón y una presencia imponente. Después se puede ver que, para sentirse más cómoda, está descalza. Su figura, su pelo y su ángel fueron una atracción en la hora y media que estuvo en escena. Al tratarse de una primera presentación y de un festival, repasó lo mejor de su repertorio, con especial atención en el último disco. "What the water gave me" y "Ship to wreck" fueron las que eligió para abrir su show, "Shake it out" es uno de sus mayores hits y en "Rabbit heart (Raise it up)" recorrió toda la pasarela para terminar trepada en la torre de sonido.

"Quiero que dejen sus teléfonos y disfruten de estar acá, no saben lo que significa esta canción para mí" pidió antes de una gran versión acústica de "Third eye", de ese momento pasó a "Sweet nothing", la canción que hizo junto a Calvin Harris. Florence brilló con el cover de The Source "You´ve got the love" que grabó para “Lungs”, del cual también mostró la nunca más oportuna "Dog days are over", literalmente "los días de verano se terminaron" mientras caía la lluvia más intensa de toda la jornada, que nunca llegó a ser insoportable, pero que molestó por momentos. Después de toda una tarde ventosa y nublada.

Para los bises dejó "What kind of man" y "Drumming song", saldando su visita al país con una gran actuación. En esas coincidencias que comparten, se podría afirmar que Mumford & Sons y Florence + The Machine comulgaron en algo más, en que una noche del sábado, con performances marcadas a fuego por la emoción, iniciaron una relación con Argentina que seguramente terminará en romance con el paso del tiempo.

 

 

 

Lollapalooza Argentina 2016 - Día 2

Reviví los mejores momentos del día 2 de #LollaAR 2016

Posted by Lollapalooza Argentina on domingo, 20 de marzo de 2016
Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo