Registrarme
Shows | Lun, 31 de Mar de 2014

La Smowing arrancó el ciclo 3x3

Viernes 28 de marzo de 2014 - Mano A Mano

El pasado viernes 28, Rosario Smowing realizó el primer show de los tres previstos para este comienzo de año.
Para las diez de la noche la banda ya estaba en el escenario y la gran mayoría del público, como si se tratase de alguna obra escolar, aguardaba sentado en el piso frente al escenario. Rockabillies y hippies. Adultos y jóvenes. Parejas y amigos. La imagen de Evita y el Che, Evo y Allende. Mano a Mano, el nuevo distrito siete. Giros. Giros. Giros. (No por hacer una clasificación sino más bien por describir).

Y se trató un poco de eso, de una gran puesta en escena. En un principio Little Testa lució su espectáculo, luego llegó el turno de los ocho músicos. Todos con pantalones oscuros y camisas blancas (a excepción del baterista que desentonaba con una encantadora camisa roja), tiradores, sombreros. El cabello engominado del frontman y en su mano el vaso de whisky, que aportó el dramatismo necesario cuando más tarde, además de cantar, contó historias tristes de amores y desencuentros.

Con “Yo sé fingir” y “Has de ser feliz” dieron comienzo al recital, antes de la segunda Diego acotó: “Un tema de Vladimir Garbulsky; con esta idea de que la tristeza, no se transforma en alegría claro, pero ya te chupa un huevo”.
Prosiguen “Capitán”, “Niña gitana” y “Veranito”. La sexta canción es “El día que”, como introducción el cantante contó: “Una vez me dije: estoy cansado de escribirle canciones a las mujeres que me dejan, ahora se las voy a escribir a los pibes (risas). ¡Nah! Entonces le gané de mano a la piba y se la escribí antes de que suceda”.

Cerrando la primera parte suenan “Perro de la playa” y “Y eso lo quiero contar”, la última con la participación de Adrián y Camilo, de la banda Violentango. A las once y media hicieron una pausa y cedieron el espacio a los músicos porteños que iban a presentar temas de su último disco “Escape”. Varias mujeres pasaban delante del escenario para ir al baño, algunos hablaban absortos de lo que sucedía hasta que la música suena. Una pareja se paró delante de escenario dispuesta a bailar tango pero se detuvieron enseguida, quizás por vergüenza repentina, quizás por el alcohol, quizás.

Una hora después llegó la segunda parte del show de la Rosario donde las penas se acabaron, y se dejó de lado el whisky y el lastimero sonido del bandoneón. Los espectadores se pusieron de pie y todos comenzaron a bailar con entusiasmo.

Suenan una tras otra las siguientes canciones: “Historia perra”, “Cara bonita”, “Se mueve”, “La casita”, “A veces”, “El frío”, “Carta”. Y subió el calor, o “la calor”, y bajó el sudor más la gomina, que según Casanova “Nadie se imagina como arde en los ojos.”
Continúan con “Carta”, “Vos arriba”, “Lucía”, “Canción pa la luna”, “Monedita”, “La flor”, “La taberna” y “Wando”. Entre medio cambian los instrumentos, saxo, clarinete, violín, tuba, trombón; cambian las bebidas y los gestos; detrás el logo desde hace catorce años, el de siempre de la banda. Entre baile y baile, chistes y mucha fiesta se despidieron finalmente con “Mareado”, no sin antes agradecer la presencia a todos y recordarles que era un ciclo y aún quedan dos encuentros más. Y es por eso que este cuento no se acaba, como el de la buena pipa, y si la fuerza del destino acompaña será contado por lo menos dos veces más.


(N.d.E) Este próximo viernes 4 de abril, la banda realizará su segunda presentación del ciclo junto a Los Cocineros y Los Santos. La última fecha será el viernes 11 de abril con Babel Orkesta e Istonio. Las entradas se pueden conseguir con descuento especial en RosarioRock.com 

Escrito por:
Schreiber Ingrid
Mujer, 112 años
Fotos por:
Gastón Valdez
Hombre, 117 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo