Registrarme
Shows | Mar, 13 de Nov de 2012

Kiss en River De regreso

Miércoles 7 de noviembre - River Plate




Calor sofocante y aire caliente, apagones y problemas con la basura, en su quinta visita a Argentina, Kiss aterrizaba en una ciudad de Buenos Aires caótica. El estadio de River Plate volvió a recibir a los enmascarados, después de algo más de tres años. Kiss volvíó a Argentina un miércoles 7 de noviembre, después de que en abril de 2009 habían llegado para el cerrar el Quilmes Rock. Ahora las circunstancias eran otras, una Buenos Aires hotter than hell los estaba esperando, para confirmar el idilio de la banda, con un país kissero de la primera hora.

Los cordobeses de Rouge & Roll, la banda del productor Jose Palazzo, y Rata Blanca fueron las bandas soporte. Adrían Barilari aprovechó la exposición para anunciar fecha despedida de año, Rata va a tocar el 15 de diciembre en un lugar no muy familiar al rock, el Buenos Aires Lawn Tenis Club. A las 9 y media, hora anunciada del show, la cantidad de público, la temperatura y la ansiedad iban in crescendo. Unos minutos antes de las 10, finalmente se bajó el telón. La intro sigue siendo la misma: “You wanted the best, you got the best. The hottest band in the world: Kiss”.

Espectacularidad desde el primer segundo, el show comenzó derrochando fuego y luces al por mayor, con la banda aterrizando en el escenario, y ejecutando los primeros acordes de “Detroit rock city”, a la que le siguió “Shout it out loud”. Paul Stanley ofició desde el comienzo como maestro de ceremonias, tratando de hablar en español, a veces forzado, aunque su inglés es demasiado claro, cantando “Guantanamera” a capela, o presentando la mayoría de los temas. En un comienzo de clásicos, llegó la versión inflamable (y casi obvia para describir el clima del estadio) de “Hotter than hell”.

La banda a llegó a River con Monster bajo el brazo, nuevo disco de estudios, ya el número 20, que vio la luz el mes pasado. Monster no es más que una continuación de Sonic boom, editado tres años atrás y producido por Paul Stanley y Greg Collins. La sociedad de Starchild con el productor (fanático de Kiss en su adolescencia) data de 2006, cuando Collins mezcló Live to win, el excelente disco solista de Stanley.

La intención de la banda fue volver a las raíces, con un disco de rock directo, y digno. En la recta final de su carrera, a Kiss ya no se le puede pedir que editen clásicos, aunque sí es destacable la actitud de seguir grabando. Para comprar clásicos, Kiss lanzó una reedición remasterizada de Destroyer, su cuarto disco de estudios, editado originalmente en 1976. Bob Ezrin, productor del disco, lo remezcló para la ocasión, y fue rebautizado Destroyer-Resurrected.

Una buena parte del repertorio fue destinada a las canciones de Monster. Fueron cinco en total, y todos tuvieron su momento de protagonismo en la voz. El primero fue Paul Stanley con “Hell or hallelujah”, seguido The Demon Simmons con “Wall of sound” y en el desarrollo del show Eric Singer se hizo cargo de “All for the love of rock and roll”, quizás de las mejores del disco, y Tommy Thayer se lució en “Outta this world”.

Eric Singer es el tercer baterista en la historia del grupo, después de las idas y venidas del Catman original, Peter Criss, y del fallecimiento, en 1992, de Eric Carr. Junto al guitarrista Tommy Thayer, Spaceman, que estaba cumpliendo 52 años, tuvieron su momento para elevarse, zapar y batirse a duelo con sus instrumentos. Más tarde Gene Simmons también se elevó para “God of thunder”, y Paul Stanley sobrevoló todo el campo para cantar “Love gun”, ante la vista privilegiada de la cabina de Vorterix.

Las variaciones más interesantes, dentro de un repertorio de clásicos algo repetitivo, llegaron con el rescate emotivo de “War machine” de Creatures of the night, y con “Psycho circus”, que habían presentado en abril de 1999, en su tercera visita al país, cuando llegaron con formación original y anteojitos tridimensionales. Sobre el final, ese clásico infaltable que es “Black diamond”, fue anticipado por Stanley con su intro, y cantado por Eric Singer, en un tono muy similiar al de Peter Criss.

En los bises llegó la torta de cumpleaños para Thayer, y también “Lick it up”. La voz de Paul Stanley, que no había brillado en ningún momento, llegó a flaquear en “I was made for lovin´ you”, cantada casi exclusivamente por el público. El cierre de siempre fue con “Rock and roll all nite”, con lluvia de papelitos, rotura de guitarra, y fuegos artificiales incluídos.

Los shows de Kiss trascienden lo estrictamente musical, para ser visuales y pirotécnivos, el circo y la parafernalia del rock llevado a la máxima expresión. Pueden no sonar perfectos, de hecho hubo algunos yerros de Simmons, pero juegan con fuego. Pueden no dar shows largos (no llegó a las dos horas), pero Kiss encontró una forma de hacer rock, y de entretener. Una fórmula que, casi 40 años después, sigue siendo igual de efectiva.



La lista de temas de Kiss en River (07/11/2012)


Detroit Rock City
Shout It Out Loud
Hell Or Halleluah
Wall Of Sound
Hotter Than Hell
All For The Love Of Rock And Roll
I Love It Loud
Outta This World
Tommy Thayer – Eric Singer solos
War Machine
Long Way Down
God Of Thunder
Psycho Circus
Calling Dr Love
Love Gun
Black Diamond

Bises

Lick It Up
I Was Made For Lovin´ You
Rock And Roll All Nite

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo