Registrarme
Entrevistas | Vie, 18 de Nov de 2016

Kapanga calienta su motormúsica en Rosario

 

Cualquier show de Kapanga trae promesa de hits festivos y muy buen clima. Pero además de esa cuota de satisfacción garantizada, la banda que lidera el Mono Martín Fabio estuvo mostrando, durante todo este 2016, su último disco de estudios, “Motormúsica”, el noveno en su discografía, que publicaron a finales del año pasado. Con esa propuesta vuelven a Rosario, después de un año en el que se volvieron a presentar en el Luna Park, y recorrieron buena parte del país y el exterior. Antes de desembarcar nuevamente en la ciudad, el cantante del grupo charló con RosarioRock.com.

Una de las tantas excursiones del grupo fue la que hicieron el último fin de semana al festival Me Río Grande, en Tierra del Fuego. En el comienzo de la charla, el Mono comentó sobre la aventura patagónica, los más de tres mil kilómetros que viajaron, y cómo el público del lugar valora el hecho de que vayan hasta allá, quizás de una forma distinta con respecto al centro del país. "A Río Grande es la séptima vez que vamos, la gente ya nos tiene un cariño especial. Es verdad que valoran el esfuerzo. Lo que se hizo el otro día fueron dos noches, más de diez bandas que viajamos desde Buenos Aires, Catupecu, Las Pelotas, El Bordo, Dancing Mood, Bulldog, Jeites, a un festival de esa magnitud, que es la primera vez que se hace. Es lejos, es complicado combinar, si vas por tierra tenés que pasar por Chile, hacer aduana. Nosotros fuimos todos en avión. Fue el avión fantasma, con cinco bandas, fue como ir de viaje de egresados."

Kapanga volvió a Rosario el viernes 18 para presentarse en Club Brown junto a la ascendente banda De La Gran Piñata. Una propuesta conjunta que, según el Mono, es habitual en la banda. "Hace un par de años que en algunas giras compartimos escena con bandas más nuevas, lo hemos hecho con Salta La Banca, El Bordo, Las Pastillas. De La Gran Piñata está en continuo ascenso y la relación viene por la producción del show. Nosotros teníamos pensado hacer algo, y nos propusieron si queríamos que nos acompañe otra banda. Van a ser dos, porque además está Rivales, otra banda con la cual también ya compartimos varias veces. Somos de los que creemos que son para sumar, chicos que tienen buena onda y que se suben a un bondi, viajan y hacemos la fecha con ellos. En general, cuando vamos conociendo otras bandas descubrimos buenos personajes, buena gente."

En el repaso de los temas de “Motormúsica”, el disco abarca una gran variedad de estilos, y tiene también una buena cantidad de invitados. Sobre cómo le fueron dando forma al trabajo, el Mono contó que "es algo particular la composición, yo soy el que menos compone, están Maikel, Memo y Mariano. Estaba el disco, estaban las canciones, teníamos el estudio terminado. Después de escucharlo varias veces decidimos que estábamos para grabarlo. No lo vemos como algo diferente a lo que venimos haciendo. Aunque creo que el disco tiene una madurez, es una etapa del grupo en el cual nos fuimos hacia la independencia, nos pasaron cosas de maduración, y creo que se nota en las canciones. Desde que salió el disco hasta ahora, nos llevamos varias sorpresas. Nos fue muy bien, mejor de lo que pensábamos. Pudimos hacer el Luna Park nuevamente, estuvimos por Costa Rica y México, a principios de años habíamos hecho el Conurbano, y ahora varios puntos del país, Rosario, Córdoba, Neuquén, etc." 

Dentro de esas doce canciones, se destaca "Misamigos", que hicieron junto a Los Auténticos Decadentes, y en cuyo video aparecen demás bandas amigas. Sobre si este tema, que con el paso del tiempo probablemente se convierta en un clásico, podría ser un futuro himno de la amistad, el Mono coincidió en que "para nosotros es un temazo, compartido con Los Decadentes, que son amigos nuestros desde hace muchos años, de compartir muchas cosas. Está bien reflejada, apuntada, queríamos que fuera una mezcla entre Kapanga y Decadentes, es la única canción que produjo otra persona, el Mosca (Martín Lorenzo, percusionista) de Los Decadentes, que es quién más participó, el que graba. Hay un montón de canciones de amistad y nosotros, dentro de unos años, quizás le vamos a aportar una más, para no escuchar siempre el tema de Los Enanitos Verdes.”

¿Cómo surgió el tema al "Gauchito Gil", un punk rock furioso de un minuto y medio?
Fue como algo que estaba pendiente. No es que yo sea devoto, pero sí desde hace muchos años soy un poco admirador y fetiche. Nunca habíamos hablado del Gauchito, o le habíamos dedicado una canción. Lo más fácil hubiera sido hacer un chamamé, pero nos salió ese tipo de canción, más un punk rock. Es una canción de un minuto y medio, para mí está muy bien lograda, con un muy buen audio.

Me hizo acordar a los cortes "Kapanga" del primer disco...
Claro, ahora esto es una canción. Cuando tenemos tiempo, entre las listas, si venimos bien con el tiempo, ya que dura tan poco, entra siempre.

Fernando Ruíz Díaz de Catupecu Machu participa en la canción "Cemento (For Mario) dedicada a un empleado de seguridad de Cemento, que luego trabajó con Kapanga, y falleció en 2014. El Mono recordó con nostalgia que "cuando nosotros éramos más chicos e íbamos a Cemento, Mario era de los primeros seguridad que había, de los del vallado. Cuidó un montón de gente en Cemento. Después fue a trabajar a Cromañón, sobrevivió ese día. Cuando cerró, nos enteramos de que no la estaba pasando bien y lo fuimos a buscar. Le dijimos que teníamos un lugar para él, para tirarle un centro, y laburó nueve años con nosotros. Yo llevaba a mi hijo de gira, tenía cinco años y lo dejaba con Mario. Cuidaba a la gente, un personaje muy querido también por nuestro público, y además por todos los que lo llegaron a conocer. Fue también sobreviviente de la guerra de Malvinas... un luchador de la vida, de esas personas que a mí me dio mucho gusto conocer."

Tobías Fabio, hijo del Mono, participó del show en el show del Luna, y la música es el principal punto de encuentro que existe entre los dos. Ante la idea de que los hijos de los integrantes de Kapanga se puedan incorporar formalmente a la banda, como hicieron Los Fabulosos Cadillacs, el Mono explicó que "no sé, me encantaría. La música me une mucho más a mi hijo que cualquier otra actividad. Son chicos que nacieron y crecieron en familias de músicos, que andamos en la ruta, que tenemos una banda. No es como los fans, ellos saben lo que está pasando, que puedan subirse a un Luna Park con un montón de gente, y demostrar... A mí todavía se me caen las medias en algunos shows, entonces me pongo en la piel de los chicos y lo disfrutan de una manera. No sé si es un juego, porque es su vocación. Mi hijo toca todos los instrumentos, tiene quince años y es fanático de la música, más no puedo pedir."

Además de Tobías, en el último disco participaron las hijas de Maikel y Maffia, en "Tika tika dance". "En ese tema —continuó el Mono— la base es de la hija de Maikel. Él le regaló una batería electrónica, y empezaron a jugar, a tocar, y la nena le hizo la melodía del principio. Maikel la grabó y terminó siendo una canción. Bianca, la hija de Maffia, no es cantante profesional, pero le gusta, tiene una voz muy linda."

En una entrevista reciente dijiste que "la selfie mató al autógrafo". ¿Qué otro cambio de hábito, que te haya llamado la atención, trajo la tecnología? La música digital está matando al disco como objeto...
Nosotros seguimos confiando en el formato físico, por eso grabamos un disco en forma independiente y lo editamos en formato físico, más allá de ponerlo en las plataformas digitales. Pensamos que todavía hay gente que mantiene el romanticismo con el formato, aunque después lo pongas en una compu, lo bajes y lo te lo mandes al teléfono. A nosotros nos demuestran eso, nos siguen comprando los discos, y no creo que se lo compren para usarlo de posavasos, sino no venderíamos ninguno.

Obviamente que las nuevas generaciones tienen otra forma de escuchar música. No se sientan en un sillón, abren un disco, lo ponen, lo disfrutan. Es todo un clic. Las canciones pasan a durar cada vez menos. Una canción de más de cuatro minutos en una radio es impasable. Nosotros mucha bola no le damos, pero igualmente tratamos de estar dentro de los parámetros y a veces adaptamos canciones. De Internet, lo que más me sorprendió, fue que en 2008, la primera vez que fuimos a México y sin tener nada editado, la gente conocía las canciones, nos conocía a nosotros. Ahí tomé conciencia de lo que era Internet. La contra es que es todo a un clic, te gusta o no te gusta, y a luchar contra todo eso.

Dentro de esta nueva forma de escuchar música, se está imponiendo (guste o no) la tendencia a armar playlists para cada momento o estado de ánimo. Como artista, que publica una obra en la cual el orden de las canciones importa, ¿cómo lo ves?
Yo no lo utilizo. En el único lugar donde escucho música es en el auto, y sigo manteniendo el CD. Mi hijo, que tiene 15, usa mucho CD también, y a veces el pendrive, pero con discos enteros. Sé que no son todos como él. La música con la que yo crecí, en la década del ´80, era de una calidad musical importante. Los Abuelos, Sumo, Soda, Los Twist, etc. Estaban en todos lados, teníamos sus vinilos, los pasaban en la radio, en los boliches... Hoy creo que se fue degradando todo un poco, los chicos se piensan que "Persiana americana" es de Agapornis. No sé si fallamos nosotros, o si falló la cultura, pero vos vas hoy a un boliche y ya no pasan más Charly García.

¿Cómo tomás la responsabilidad de tener que entretener siempre? ¿Es difícil dejar el personaje arriba del escenario y volver a casa para ser una persona normal? ¿Lo aprendiste a manejar con los años?
Aprendí a llevarme muy bien con el Mono de Kapanga, en mi vida privada, de civil. Lo aprendí a querer, a entenderlo... Hablo como Diego (risas). También, cada vez que me subo al escenario soy la persona más feliz del mundo. Me hace feliz primero a mí, le hace bien a mi alma, a mi corazón. Quizás es un poco egoísta, porque no tengo que pensar solamente en mí. Agradezco que hace 21 años hago lo que me gusta, lo que me hace bien, y la frutilla del postre es cuando le haces bien a otras personas, cuando le haces pasar un buen momento. Los entretenés con canciones, no con otra cosa. Cada show que hago lo disfruto como si fuese el último.

 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 38 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo