Registrarme
Noticias | Mie, 7 de Dic de 2016

`Hacemos Ska de verdad, con mucha dedicación´



Carmina Burana y El Zombie despidieron el año en Rosario, en lo que fue una fecha a puro baile el viernes 9 de diciembre en Pugliese. La cita la organizaron las bandas con la excusa de encontrarse tanto arriba como abajo del escenario.

Carmina, un peso pesado de nuestra ciudad, cierra el año esperando que salga de fábrica “En la Taberna (Olvidamos nuestra Sepultura)”  que contendrá el registro en vivo del show de mayo de 2015 donde con motivo de celebrarse los 15 años de su primer disco de estudio “El Sendero de los pajaritos primaverales”.

Y El Zombie llega a Rosario para continuar la presentación de su tercer álbum “Amanece” y difundir su trabajo para el público local. Una buena excusa para conocerlos y reencontrarse con los músicos rosarinos como Watan Trinch y Dani “Hamburguesa” Vega, dos ex Scraps. En la previa al show dialogamos con Watan para que nos cuente los proyectos de esta nueva banda que forma parte.

El Zombie tiene como hilo conductor al ska, pivotea con el reggae, swing, funk y rockabilly. Así la definió un viejo conocido de Rosario como el Watan Trinch, percusionista de la banda y ex integrante de Scraps, Los Vándalos, Maquina Matarife y Carmina, entre otras.

La banda es de Buenos Aires y ya llevan un par de años girando y tocando. Con tres discos bajo el hombro, este viernes llegan a Rosario a presentar “Amanece”, su reciente material. El disco cuenta con la participación de Hugo Lobo (Dancing Mood), Dante Clementino (músico de Mimi Maura) y Fernando Alvareda (ex Fabuloso Cadillacs). Y por si fuera poco, contó con la producción artística de Goy Ogalde de Karamelo Santo.

“Nosotros hacemos un ska con una vueltita más, con mucho laburo desde lo musical. Nos diferenciamos del ska berreta que hacen algunos”, afirmó convencido el rosarino quien se sumó a la banda recientemente tuvo una participación más activa en el disco junto a otro viejo conocido como el rosarino Diego “Hamburguesa” Vega.

Hasta ahora el mejor reconocimiento que tuvo la banda fue la invitación que llegó de participación en el Vive Latino. “Es producto del esfuerzo que hicimos allá, tocando en todos lados y siendo muy bien recibido por la gente”, contó Watan y agregó que “si nos invitaron es porque algo bien debemos estar haciendo”.

En un tramo más reflexivo de la entrevista no dudo en enumerar las diferencias de trabajar en Buenos Aires y en Rosario. Sin pelos en la lengua advirtió que existen pocos lugares para tocar, malas condiciones, malos tratos y un público que no asiste a los conciertos. “Es muy raro Rosario, estamos envueltos en un eterno problema. En Buenos Aires al menos hay muchos puntos para tocar y siempre hay gente dando vueltas que se acerca a ver bandas”, diferenció.

Si algo caracteriza a Watan es su humildad y su predisposición para hablar. Un laburante sencillo, que vive en Rosario pero trabaja en Buenos Aires, con todo lo que eso implica. “Imagínate lo que es trasladar toda la percusión”, reflexionó entre risas.

Vivís en Rosario pero tocás en una banda instalada en Buenos Aires. ¿Cómo haces para llevar adelante eso? Te la pasas viajando, me imagino...
Es complicado y encima yo toco percusión, te imaginarás todo lo que tengo que trasladar de un lado a otro. Acá en Rosario toqué con muchas bandas: Los Vándalos, Scraps, con la Maquina Matarife pero ahora el presente me encuentra trabajando con bandas de allá.

¿Porque tomaste esa decisión de irte a tocar allá?
Porque estaba en un momento de transición cuando dejo Scraps y junto con “Hamburguesa” (ex fundador y tecladista de Scraps), me tira la onda para tocar en una banda de Ska. Era El Zombie. Me acercan material, me gusta y decidimos arrancar a tocar ahí. Éramos dos rosarinos en una banda de Buenos Aires. Allá tocábamos todos los fines de semanas, no sé, en Lanús, Avellaneda, Capital, tenes un montón de lugares. Hay más movida. Acá está muy cerrado el circuito, se limita a un par de lugares y nada más.

Hay más lugares para trabajar en Buenos Aires. ¿Esa es una de las principales diferencias con Rosario?
A nivel laboral te sirve un montón porque estas tocando permanentemente. Se labura. Acá tenes dos lugares grandes y par de lugarcitos para 200 personas. Toco lo demás son pubs para 50 personas. Y encima la gente no va mucho. Es todo muy raro.

Allá hay un público más “asistidor”. Da la sensación que existe un público que va a ver bandas locales.
Si, vayas a donde vayas, toque quien toque, la gente va. Como en la mejor época de lo que fue los comienzos del Willie Dixon o el Café de la Flor, donde ibas a tomar un porrón y te quedabas viendo una banda. Ahora está muy jodido Rosario.

¿Te animas a tirar una definición de que por qué pasa esto?
Hay mucho desarreglo en la parte de la gente que tiene el lugar para tocar para con el músico. Te  hacen tocar y te quieren pagar con una pizza y un porrón o tenés que vender tanta cantidad de entradas. Incluso para bandas que hace años que están tocando. Y si vos no te parás arriba del escenario y haces lo que te dicen, todos los que están alrededor no laburan. El bolichero no labura, el sonidista no labura, el iluminador no labura, el fletero no labura. Después todos esos cobran menos vos. Ese el tema. Te dicen que hay pagarles  y a vos nunca te dan nada. Ahí está el eterno problema. Aparte después se abusan con las bandas que recién arrancan y están desesperadas por tocar. Y ellos por ahí al principio lo hacen, después se terminan cansando. Cuando vos tenés un par de años en esto y conoces a todos los garcas, a estos cagadores que supuestamente ayudan al rock de la ciudad, te terminas cansando.

Pasemos a hablar de El Zombie. Para los rosarinos podemos considerar que es casi una banda nueva. ¿Cómo la presentarías para quien no los conoce?
Es una banda que tiene como hilo conductor musical al Ska. Después pivoteamos un poco con el swing, con el reggae, algo de funk, rockabilly. Nos gusta incursionar por los ritmos que hay, siempre más o menos dentro de lo que uno ha escuchado y de lo que el resto de los chicos escucha. Somos todo eso digamos pero nos consideramos  una banda de Ska.

Con respecto al tercer disco que editaron hace como “Amanece” ¿qué podés contarnos al respecto?
En este disco ya tuve una participación más activa junto con Hamburguesa (Daniel Vega, ex Scraps). En el primer disco “Greatest Hits” (2008) y en el segundo disco “Vinilo” (2014) no estuve, no obstante yo ya los conocía a los pibes. En ese momento tocaba en Scraps, con Los Vándalos, Carmina, Maquina Matarife, entonces no estaba metido de lleno. Ahora sí. En este disco tuve la suerte de que unos amigos nos hicieran la gamba para grabarlo. Uno de ellos fue Hugo Lobo (Dancing Mood) que incluso grabó un tema. Dante Clementino (tecladista de Mimi Maura) también grabó. Fernando Alvareda aportó con su trombón y participó en el tema que canto yo, que se llama “Pará y mirá”. También se sumó al video clip que hicimos. Son amigos que el ska me dio y que supimos mantenernos con el tiempo.

¿Cómo fue trabajar con un referente como Goy Ogalde (Karamelo Santo)?
Nos produjo el disco. Primero lo grabamos todo nosotros, en el estudio El Attic (General Rodríguez). Fue todo grabado en cinta. Después fuimos al estudio del Goy, Kangrejoz (La Boca). Ahí estábamos más relajados. Te sumo otro eterno problema de las bandas. Te sale carísimo grabar en un puto estudio que tiene todo. Pero como el Goy está súper equipado, tomamos la decisión de hacer eso. Grabarlo en cinta, llevarlo a lo del Goy y terminarlo ahí. La verdad que hizo un laburo bárbaro.

¿Y respecto a las diferencias con los discos anteriores que podes decirnos?
Hay diferencias en las canciones, en la composición, hay un crecimiento y un acercamiento entre los músicos. Eso aportó mucho y nos consolidó mucho como banda.  Nosotros hacemos un ska con una vueltita más, con mucho laburo desde lo musical. Nos diferenciamos del ska berreta que hacen algunos.  Hay muchos arreglos, las canciones están mucho mejor armadas. Ahí también tuvo que ver la mano del Goy también.

Vienen a tocar y se presentan junto a Carmina Burana. ¿Cómo te preparas desde lo personal ya que tocás de nuevo en Rosario y junto a gente que conoces y mucho?
Son cosas que no olvidas nunca. Va a ser un momento muy lindo seguramente. Yo sigo siendo un rosarino de corazón. Llevo adentro el sentimiento del barrio, los colores de Central, la vieja y la música (risas). Estamos armando un lindo show: primero tocamos nosotros y cierra Carmina. Yo ya toque con ellos un par de veces, tengo esa suerte de que me invitan muchas bandas a tocar. Se ve que algo bien estoy haciendo (risas).  Nos conocemos de hace años de tocar por la cuidad. La otra vez tocamos con Coki en Venado, también. Es todo muy lindo.

¿Qué planes tienen para este verano del 2017?
Estamos viendo. Por ejemplo estamos viendo si pegamos unas fechas en un ciclo que organiza Natural Mystic, a lo mejor hacemos un par de fechas por la Costa también. Y para marzo nos vamos a México a tocar en el Vive Latino.  Por suerte nos reconocieron y nos dieron la oportunidad de tocar ahí. Creo que es por hacer las cosas bien, por tocar bien. Allá en México recorrimos un montón de lugares y nos vio un montón de gente. Después de girar tanto por allá, nos ofrecieron tocar en el Vive Latino. Para nosotros fue una alegría enorme que nos haya dado ese reconocimiento. México tiene eso. La gente te compra los discos, remeras, va a los conciertos. Está muy a full la movida de reggae y el ska.

 

Escrito por:
José Luis Morelli
Hombre, 26 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo