Registrarme
Shows | Mar, 10 de Jun de 2008

Gondwana Chile Vibrations


Fecha: 7 de junio de 2008 – Willie Dixon
 
El recital lo inauguró una de las bandas que pelean los primeros puestos de este estilo en la escena local. Siguió una que hace varios años la viene remando a nivel nacional. Y para cerrar, la que para muchos es la mejor de Sudamérica. A priori, iba a ser una gran fiesta de música rasta. Y a posteriori, esto se confirmó con creces.
Dubies salió con la energía de siempre y en menos de diez temas pudo mostrarse enteramente y sin aburrir, algo que no muchas bandas de la ciudad pueden lograr cuando todavía sus temas no alcanzan el nivel de difusión necesario.
Los porteños de Riddim cumplieron un no más que aceptable papel. En una hora de show, en el que faltó un poco de emoción desde arriba del escenario, lograron sólo cálidos aplausos en temas como “Vamos a intentarlo”, “Más te escucho menos te entiendo” y la divertida “DJ DJ” con la que se despidieron. Que son excelentes músicos nadie lo puede negar, y eso quedó demostrado cuando, promediando su recital, hasta las violas se lucieron en “La Máscara”, algo no muy común en este estilo. Sin embargo, a pesar de que ya hace tiempo se ganaron un lugar en la escena nacional, tocando semana tras semana y formando parte de festivales que no sólo levantan la bandera de la música jamaiquina, parece que en el interior del país todavía les falta camino por recorrer y música por mostrar en base a lo que se vio el sábado.
La impaciencia general se hizo notar cuando después de 45 minutos Gondwana no salía al escenario. A esta altura el lugar sudaba gente y sin más que un “¿Cómo va Rosario?” los chilenos empezaron a levantar las primeras sonrisas colectivas. Un enganchado de “Jah Children”, “Reggae is comming” y “Fight” reveló que ésta fue una banda que se esperó por mucho tiempo en la ciudad. Y cuando sonó “Guerra”, la fiesta de manos y coros fue total.

“Nos dijeron que las rosarinas son las mujeres más lindas de Argentina y lo podemos comprobar desde acá arriba”, coqueteó el –relativamente– nuevo cantante Maxi, para dedicarles a todas las féminas “Armonía de amor” que, junto a “Mi princesa”, fue de los más festejados por las mujeres. También hubo tiempo para presentar temas de su último disco Resiliente como “Aire de Jah”, “Divina verdad” y el corte de difusión “K-In” aunque no se olvidaron de clásicos como “Irie” y los aclamadísimos “Verde, amarillo y rojo” y “Felicidad”.
El sonido fue simplemente excelente (algo que no es muy común en este sitio) y la respuesta del público no decayó en ningún instante. Ni siquiera cuando amagaron para irse, momento en el que el “Gondwana no se va” se desprendió desde todos los rincones. Sin hacerse rogar y mostrando su conformidad con el público rosarino regalaron varios bises, entre ellos, “Keep the faith”, “Antonia” y “Give your love” enganchado al final con una parte de “Could you be loved” de Bob para despertar una merecida ovación. Luego de las reverencias de los músicos hacia el público se escuchó un solo comentario entre los espectadores: “¡Qué buen recital!”. Y ciertamente no hubo nada más que decir ni acotar.
Lo que para algunos sólo fue un concierto con un costo excesivo (y claro que no lo pagaron) para otros se tradujo en una óptima fecha reggae. Una noche de Jah y amor. Noche en la que se apagaron las diferencias culturales y la música se recibió nuevamente de lenguaje universal.
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo