Registrarme
Entrevistas | Jue, 9 de Mar de 2017

`Es difícil comparar, hacemos música distinta´

 

El viernes 10 de marzo, Harry Waters, hijo del ex Pink Floyd, llegó a Rosario para presentarse en Plataforma Lavardén junto a destacados músicos como invitados especiales.

Inevitablemente, Harry Waters mamó la música desde muy chiquito. Para ser más precisos, desde el momento en que participó, inconscientemente, en el clásico “The Wall”, aportando esa voz que dice "mira mami, hay un avión en el cielo" en el comienzo de "Goodbye Blue Sky", séptimo tema de la obra escrita casi en su totalidad por su padre, y editada en 1979. Con los años, Harry se convirtió en un músico profesional, y desarrolló una carrera que cuenta con varios proyectos propios, trabajos para terceros, además de acompañar a Roger Waters como director musical en las giras mundiales para repasar los discos “The Dark Side of the Moon” y “The Wall”.

Con 40 años, Harry Waters se encuentra nuevamente en el país, por primera vez sin su papá, y llega a Rosario este viernes 10 para presentarse en Plataforma Lavardén. El proyecto con el que desembarca es una sociedad con Larry John McNally, que escribió canciones para Rod Stewart, Bonnie Raitt y The Eagles, entre otros. Para completar la formación en estos shows locales, a McNally Waters los están acompañando Jorge Araujo en batería y Federico Palmolella en bajo.

Recién bajado del avión que lo trajo de Montevideo, donde se habían presentado la noche anterior, y road manager mediante, Harry atendió el llamado de RosarioRock.com para una breve charla, que no llegó a los diez minutos. Con respuestas cortas y amables, y un acento británico bien marcado, Harry respondió estas preguntas:

¿Cómo es McNally-Waters, el nuevo proyecto junto a Larry McNally? ¿Cómo se encontraron y le dieron forma al proyecto?
Nos conocimos en una fiesta de amigos en común, y terminamos teniendo una muy buena charla sobre música. Compartimos el amor por la música de Nueva Orleans, fue un comienzo raro, empezamos a tocar y hacer música juntos al poco tiempo después de esa fiesta, y vino todo muy bien, hasta este presente.

Lanzaron un EP de cuatro temas, ¿Esperan publicar más música este año, un larga duración?
Sí, definitivamente. Vamos a hacer un disco, va a ser el próximo paso, espero que pueda ser este año.

Viniste a Argentina siempre con tu papá, y esta es tu primera vez como solista. Además estás explorando varias ciudades de Argentina y Uruguay, más allá de grandes capitales, y tocando en lugares más chicos. ¿Cuáles son las diferencias?
Obviamente, tocar en grandes estadios es muy diferente a los lugares donde estamos tocando ahora. Pero la presión es mayor en los lugares más chicos porque la gente está más cerca, es más íntimo. Creo que te perdés algo cuando tocás en lugares más grandes. Yo disfruto de los dos, estamos disfrutando mucho de tocar en esta clase de lugares para doscientas personas.

Imagino que debe ser bueno ser el hijo de alguien tan famoso pero, ¿cuáles son las desventajas?
Creo que lo bueno es que te permite tocar una puerta, y acceder a lugares que de lo contrario no llegarías. No creo que realmente hay muchas desventajas. Hacemos música tan diferente, que es difícil hacer comparaciones.

Tu papá está trabajando en material solista después de mucho tiempo, ¿qué nos podes adelantar del nuevo disco? ¿Estuvieron trabajando juntos?
No, él estuvo yendo al estudio a hacer el disco, pero no participé así que no sé mucho al respecto.

Hablando de tu carrera solista, cuando armaste The Harry Waters Band, fue una banda de jazz, género que no es tan popular como el rock, ¿fue todo un desafío?
Sí, seguramente lo fue. No es que decidí hacer jazz, estaba escuchando esa música en ese momento, con mi banda en Inglaterra surgió de manera orgánica, y acá estamos... No fue algo planeado o consciente.

A lo largo de tu carrera has hecho música para comerciales, como Toyota o Rolex, o películas (Paddington). ¿Es una forma distinta de relacionarse con la música, un enfoque diferente con respecto a hacer un disco?
Es muy diferente porque siempre está el cliente, y tenés que hacer algo que a él le guste. Nunca tenés la libertad total de hacer lo que vos quieras, lo cual también es divertido. Es una manera muy distinta de trabajar, un desafío distinto. Cuando estás haciendo tu música hacés lo que vos querés.

Están tocando con dos músicos argentinos, Jorge Araujo en batería, que tocó en Divididos, una de las bandas más importantes del país, y Federico Palmolella en bajo. ¿Qué sabes de nuestro rock argentino, si es que sabés algo?
No, nada (risas), es mi respuesta honesta. Sí sé que Jorge tocó en grandes bandas.

¿Cómo va a ser el show? ¿Por qué deberíamos ir a verlo?
Es un show que estamos tratando de categorizar porque no es habitual, es una mezcla de nuestra música favorita, de nuestras influencias, es algo de folk y de rock. Los shows que dimos hasta el momento estuvieron muy bien, y creo que la gente lo va a disfrutar y la va a pasar bien.

 

Escrito por:
Martín Kekedjian
Hombre, 39 años
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo