Registrarme
Entrevistas | Mie, 13 de May de 2009

Las Pelotas Entrevista



Como banda independiente que es, a Las Pelotas se le hizo cuesta arriba sacar Esperando el milagro, disco que vio la luz en 2002 en plena Argentina del corralito y debacle financiera. Ahora, Daffunchio cia.,  también en un contexto de crisis similar, salen a la cancha con nuevo material con desafíos distintos. Será el primero sin Sokol, que meses después a su separación del grupo murió como producto de un paro cardiorrespiratorio; todo un cimbronazo para los integrantes de una banda que lo tuvo como compañero de ruta durante largos años. “Trabajamos toda la vida con Alejandro. Siempre fue auténtico y tratamos de hacer las cosas lo mejor posible aún cuando él transitaba una época muy difícil”, explicó Daffunchio a RosarioRock.com, en un charla exclusiva previa al show doble del viernes 15 y sábado 16 en el Dixon.

¿Qué diferencias ven entre aquel 2002 de Esperando el milagro y hoy con próximo disco en la calle?

Germán Daffunchio: En ese momento los músicos no estábamos tan acostumbrados a que los discos se vendan poco. Nosotros en particular, estuvimos años tocando por todos lados tratando de sobrevivir. Somos todoterreno. Hoy en día los grupos tienen que lidiar con problemáticas distintas. Antes vos sacabas un disco y tenías la esperanza de poder ganar algo de dinero con tu trabajo. Pero en la actualidad, los discos se hacen únicamente para difundir tu música y poder conseguir shows en vivo.

¿Cambió la manera de trabajar como banda? Porque, como decías, hoy no existe esa posibilidad de ganar dinero con un disco…
GD:
Sí, es una realidad en la cual nos paramos. El proceso de cambio fue continuo ya que en cada disco tratamos de tomar todo lo que aprendimos para volcarlo en el otro y así sucesivamente.

Con Basta se empezó a notar el quiebre.
GD:
Sí, bueno, pero también hay que separar las historias. Nosotros hicimos Amor Seco en un estudio casero que consistía en una habitación con una mesa y un grabadorcito. Obviamente a través de los años las cosas fueron cambiando en todo sentido. Basta fue un disco que, de manera logística y técnica, es distinto a Esperando el Milagro y sus antecesores.

Creo que Basta tenía demasiados temas, en serio (risas). Hay mucha gente que nos dice: "Ustedes se ablandaron". En ese momento estábamos atravesando una situación humana muy compleja y el error radicó concretamente en incluir dos temas: "Buscando un cambio" y "La brisa". Son canciones muy lindas pero se encuentran fuera de contexto con el resto del disco. Eso creó una brecha todavía más grande porque la gente preguntaba: "¿Por qué Alejandro canta menos y vos cantás tanto?”. Eso fue un error. Igualmente creo es un gran disco. Es más, sigo soñando que algún día todos estos pelotudos se aviven de que Basta es un tema ideal para las manifestaciones y para ir a quemar la casa de Gobierno

¿Cómo fue el trabajo para este disco que esta próximo a salir?
GD: Estos últimos tiempos fueron muy duros para toda la banda y para cada uno de nosotros individualmente. Primero por la partida de Alejandro y después su muerte; son cosas que pesan. De todas formas, nos pasaron cosas maravillosas con este disco. Por ahí terminábamos un tema y nos abrazábamos (risas).

¿El momento vivido motivó algún tema?
GD: No. Si hay algo que nosotros no somos es demagógicos. Quizá la gente puede pensar que todos los temas están dedicados a él porque en realidad todos los temas son introspectivos. No descarto que quizás en otro momento le escribamos un tema específicamente a él, pero la verdad es que su muerte está muy cerca todavía. Es algo muy reciente.
En el mismo momento que él decidió irse de la banda nuestra frase fue "solamente puedo hablar con música". Es muy fácil aprender todos los temas que cantaba Ale (por Sokol) y empezar a hacer que cada show sea un homenaje a él. Pero no somos eso. Creo que Alejandro y su espíritu van a estar siempre, indudablemente, pero no queremos ser demagógicos. Insisto, tenemos bien en claro que vamos a tocar un tema de él, cuando tengamos el sentimiento de que ése sea el momento adecuado.

Fue muy especial y emotivo grabar este material…
GD:
Lo que pasa es que a esta altura de la vida, tocar todos juntos es un placer y somos muy felices. Trabajamos con una total libertad. Lo único que nos importa es terminar el final de la mezcla y abrazarnos orgullosos de lo que hicimos.

En cuanto al sonido, ¿Qué se puede decir de este disco?
GD: Este es un disco que los fans van a reconocer como un disco "pelotero". Hay dos canciones reggae, una en la que toca y canta Fernando Ruiz Díaz de Catupecu Machu y un poco de todo. Ninguna letra dice estupideces, todas están cargadas de emoción.

Hace unos días salió una nota en Página 12 que plantea la existencia de un recambio generacional, a partir de una serie de hechos que vienen pasando, como Los Piojos que dejan de tocar, el pelado Cordera que graba un disco solista, Ciro que dejó Attaque 77 y ustedes que también arrancan nueva etapa. ¿Creen que existe se está dando algo así en el rock nacional?
GD: No, para nada. A lo largo de mi vida he escuchado a muchos periodistas decir pelotudeces. Es como los comentaristas de futbol que todas las semanas hablan de la misma boludez y si no encuentran algo de qué hablar, lo buscan. En nuestro caso ahora nos sentimos más fuertes que nunca; no nos peleamos por dinero ni por nada. Pero la verdad es cierto que se dicen muchas mentiras como en la política. Ponen cualquier cosa con tal de llenar espacio y muchas veces tergiversan las declaraciones. Ahora hablan sobre la decadencia del Pity Alvarez cuando estuvieron tres años festejando mientras el tipo estaba ahí, suicidándose en vivo, delante de todo el mundo. En fin, está comprobado en estadísticas que la juventud cree más en los músicos de rock que en los políticos. Así que, muchachos, trátenme bien porque un día de estos paso al frente.

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo