Registrarme
Shows | Lun, 21 de May de 2012

Ariel Rot En vivo


Sábado 19 de mayo - Sala Lavardén

 


El músico trajo a la ciudad una puesta en escena distinta. Ariel en el centro del escenario de la Sala Lavarden rodeado de instrumentos que serian solamente tocados por él. Y más allá del público presente, lo acompañaría un vaso de whiskie que iría trasladando de un lugar a otro. Vestido con un saco gris arrugado, pantalón de cuero y una remera rosa que le agradeció públicamente a Coki Debernardi, presente en la sala, por habérsela dado. Cincuentidós años,cabello canoso, delgado y ojos celestes brillantes.

Ariel brilló también en el círculo que él mismo compuso procurando que cada instrumento tuviera su sonido y afinación particular, y si eso le llevaba unos segundos estaba la palabra para romper el silencio de la sala. Mucho silencio, que el propio músico trató de romper porque lo ponía incomodo.

La noche anterior había tocado en La Plata y la lista de temas fue distinta. En Rosario sonaron "Cenizas en el aire", "Dos de corazones", "Bruma en la Castellana", "Bar Soledad", "Bajo el Puente", "Manos expertas", "Todavía es tarde", "Peces", comentando que quizás fue la composición que le marcó un nuevo camino en la música, una versión tanguera de "Mucho mejor" y una aniquilante de "Tu me estas atrapando otra vez", no apta para sensibles, seguida de "Sin saber que decir", interpretada con los ojos cerrados y creando un clima íntimo. Muy íntimo.

Muchas de las canciones sonaron versionadas, sólo había que seguir la letra para darse cuenta de cúal se trataba, pero eso no era difícil, porque en seguida venia esa rima clásica de Rot , de Tequila y de Los Rodríguez.

Presentó una canción nueva titulada "La huesuda", anticipando que luego de la gira dedicaría su tiempo a la grabación de un disco nuevo acompañado de instrumentos de viento, algo que hace mucho tiempo tiene ganas de hacer .Y así volver a girar ya con banda, aunque dijo que no es fácil.

Cada ritmo y estilo sonó autentico, el rock rockeó, la melodía fluyó, el pop, el tango, el vals  y las canciones románticas también. Su voz la de siempre, afinada y con gran poder de interpretación. Genio es poco! Le gritaron desde las butacas. Ariel agradecido respondió con un solo de guitarra. Porque la palabra la tuvo el lugar que ocupó cada instrumento.

Habló del paso del tiempo que a todos nos toca menos a Nacha Guevara, advirtió que hay que tener cuidado a que desconocido uno se lleva a la cama, de los que buscan amores para siempre y de que el amor y el humor todo lo curan. Mencionó con admiración que la semana pasada ahí mismo estuvo tocando Moris y siguió con su versión de Rock de Europa.

A la hora de los bises, con una remera blanca, llegó "Milonga del marinero y el Capitán", donde el público se animó a subir un poco el volumen del canto susurrado y Rot al frente del escenario con una imponente Gibson ES tocó un "Rock and Roll" como despedida. Ahí sí, mucho aplauso, luces encendidas, Rot regalando púas y estrechando las manos de quienes se acercaron al escenario con una gran sonrisa

Fue una jugada difícil, ensayada y organizada, que muchos músicos no se animarían a hacer para no quedar expuestos al lugar que cubren los otros integrantes de una banda, pero Rot demostró resto musical y mucho trabajo previo. Se movió en cada punto cardinal con fluidez, con brújula propia. Solo. Una oferta para no rechazar seguramente cuando uno tiene tantos años de carrera, tanta poesía registrada y seguridad artística.

La guitarra Telecaster  sonó como tal, la electroacústica tenía un sonido delicioso, instrumento que se lo prestó para la ocasión su amigo Coti Sorokin, el piano digital Roland rd 300gx fue un poco mas rebelde y el músico se disculpo por no ser pianista, ya que se había desprogramado y pidió ayuda entre el público, como quien pide un medico en la sala. Pero lo supo manejar perfectamente con humor.

Porque así se lo vio, contento y nervioso. Dejando escapar por momentos una sonrisa tímida. Juzgado y muy observado. Tocándose la vida. Con los instrumentos y con el repertorio. Con las luces todas para él. Argentino y español. Ariel solo frente a su público. Demostró ser un gran artista, que le gustan los desafíos y todavía tiene mucho para contarnos. Y que su formula sigue identificando los momentos de muchos, con palabras cotidianas. Ariel Rot en Rosario dio un show exquisito. Como si estuviera una noche en la terraza de tu casa, iluminado por la luna, cantando tu mejor canción, siendo trovador y a la vez Chuck Berry.

 

 

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo