Registrarme
Shows | Lun, 26 de Abr de 2010

El Mató a un Policía Motorizado Pasó por Rosario


Sábado 24 de abril - Café de la Flor

Por suerte, antes de que El Mató a un Policía Motorizado se subiera al escenario, la gente del Café de la Flor corrió las mesas y las sillas para hacer lugar delante del escenario. Por suerte, porque sino habrían tenido la misma suerte que uno de los parlantes del frente que, debido a la emoción de la gente escuchar “Chica Rutera” en vivo, terminó desparramado en el piso y casi se desmorona sobre uno de los músicos.

Es que la última vez del grupo en la ciudad (abril pasado en McNamara) el público de Rosario los recibió sentados en mesas a la luz de las velas. A nadie se le habría ocurrido que, apenas un año después, la gente festejaría cada tema como si estuviera en un recital de Dos Minutos. Ya sea tirando amplificadores, haciendo un poco de pogo o provocando lluvia de porrón, el clima que se vivió el viernes en el recital de Él mató fue, sin duda, una fiesta tanto para los seguidores como para la misma banda que agradeció constantemente y dio respuestas positivas a todas las monerías que hizo el público.  

. 
.

Antes de que los seguidores de Él mató se encomendaran la tarea de tirar el Café por la ventana, los correspondientes de Flujo y Ramera fueron allanando el territorio. Con un presentador propio disfrazado de monja, Ramera, tomó a los asistentes por sorpresa. Pero todos se quedaron con la boca abierta cuando, luego del discurso de “la monja”, se subieron al escenario cinco hombres vestidos con pollera y pelucas al mejor estilo David Bowie. Con un sonido muy prolijo y consistente, esta banda local mantuvo la atención de todo el público y juntó muchos aplausos aún de aquellos que no los conocían. Con un preámbulo como éste, Rosario le dio la bienvenida por cuarta vez a Él mató a un policía motorizado.

La banda platense es más que un grupo de nombre raro. Aparecieron hace siete años y se acomodaron dentro de la escena indie porteña junto a Bicicletas, Los Alamos o Fantasmagoria, entre otros. No tienen temas en la radio ni clips en MTV, pero a partir de su último disco El día de los muertos (2008), El Mató empezó a romper el molde del circuito independiente para sacarse de encima la etiqueta de “rock de culto”. El viernes, Niño Elefante (guitarra), Doctora Muerte (batería), Pantro Puto (guitarra) y Santiago Motorizado (bajo y voz); tomaron por asalto las tablas de la noche rosarina.
  
La meticulosa lista de 17 temas recorrió toda la discografía del grupo y hasta fueron bienvenidas las sugerencias y pedidos del público. El más coreado fue “El rey de la TV italiana”, tal vez por ser el más ganchero de todos; un estribillo de tres líneas fácil de repetir. Entre otros muy agitados pasaron “Diamante”, que es parte de su último CD, “Rey del terror” y “Mi próximo movimiento”. Pero el punto máximo de emoción fue, cuando a tres canciones del cierre, se empezaron a escuchar los particulares acordes de “Amigo Piedra”: una guitarra rasposa y batería repetitiva. Entonces, todos se agolparon contra el escenario y Santiago Motorizado, cantante y bajista, no pudo evitar sonreír de alegría y complicidad los cuatro minutos que duró la canción.
 
Antes de despedirse, la banda tocó “Navidad en reserva” y “Nuevos discos”. Como los muchachos de El Mató no le dicen no a nadie, se hicieron cargo del pedido que repitió con insistencia un fanático a lo largo de la hora y poco que duró el recital. Así fue que tomaron nuevamente sus instrumentos para tocar “Sábado” y cerrar una noche redonda que, dada la buena respuesta abajo del escenario, seguramente se repetirá antes de fin de año.
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo