Registrarme
Review / Lanzamientos | Vie, 16 de Mar de 2007

Dubies - Portátiles Raíces o riesgos… ¿será esa la cuestión?


No era necesario estar avisado para saberlo. El ritmo a contratiempo que se escuchaba en la puerta del Café de la Flor presentaba casi como un cartel la noche que se avecinaba: "Hoy ska y reagge".
Para ser las 23:30 el lugar ya contaba con mucho público, el cual se incrementaba minuto a minuto. El patio estaba lleno y la pista, libre de mesas y gente, esperaba ansiosa ser pisoteada. Un telón a medio cerrar dejaba entrever una enorme bandera que decía "Portátiles Steady Club" que sumada a la mesita con merchandising de los "Dubies" terminaban de completar el cartel imaginario: "Hoy ska, rocksteady y reggae con Portátiles y los Dubbies". Sólo restaba esperar…

Steady portátil
Faltando 5 minutos para la 1 (el show se auspiciaba a las 23), con mucha gente en el lugar y el escenario todavía tapado por el telón, la banda comenzó a sonar y al abrirse el lienzo se descubrieron los nueve integrantes de Portátiles Steady Club, con Fernando Vercelli y  Jorge "Watan" Trinch (ambos ex Scraps) a la cabeza. Después de los dos primeros temas, llegó el turno del hit de la banda: "Steady cósmico", que fiel a esta clase de canciones, puso a mover los cuerpos que todavía no habían entrado en ritmo. Tras un agradecimiento a "todos los que hacen posible que siga el movimiento", en alusión a la  vieja y a la nueva camada de bandas ska-reggae, se presentó en sociedad "Gozándote", un reggae rápido y rockero, que será parte del próximo disco de la banda: Aeropuertos, sueños y turbulencias.
La noche iba tomando forma y las tablas quedaron chicas para los nueve integrantes. Sobre todo para Vercelli, quien no alcanzaba a desplegar todo el show que acostumbra. Así fue que el frontman decidió que la separación escenario-público ya no existiera y la pista de baile se convirtió en un lugar más para moverse durante el espectáculo. Fue entonces que bajó a bailar con su gente y desató aquello que el escenario contenía.
Pasado el ya clásico cover de la cortina musical de la serie televisiva "Matrimonios y algo más" y "Traición en las venas", de ritmo salsero y con la fórmula armónica Carlos Santana Inc., La Oveja fue invitada a subir al escenario para hacer un par de temas bien ska, en inglés. Con una voz potente y mucha presencia sobre las tablas, la muchacha se encargó de hacer bailar, más que en todo el recital, al público que la despidió con una merecida ovación.
"Soñando en Tokio" y "Jardines embarrados", cerraron 45 minutos de puro ska.

Dubies & Cia.
Llegando a las 2 los gritos de los seguidores de Dubies se hacían sentir en el mítico café. Pero la espera seguía y las cervezas pasaban. Siendo las 2:20, y tras ajustar los últimos detalles de sonido, los diez integrantes del grupo salieron a escena y, con una intro que pasó por los estilos dub y reggae con climas muy bien logrados, hicieron una especie de "síntesis de presentación" de lo que sería todo el recital.
Tras una serie de "enganchaditos" invitaron al escenario a Lisa de Azulú para interpretar "Bredas". El resultado fue una gran química que hizo vibrar a la gente en un juego de voces muy bien realizado. Después de tantos enganchados y de baile sin parar, llegó un respiro con un tema instrumental: base reggae con mucho swing para que se luzcan los solos de la banda. Esos 4 ó 5 minutos bastaron para que los músicos dejaran claro que tienen material humano como para sacudir la escena reggae nacional.
Faltaba poco para el final, pero todavía quedaban más sorpresas. Matissista, un dúo femenino que recordaba a las voces del disuelto Actitud María Marta, llenó de baile y rimas el escenario siguiendo los acordes de "Debe arder". Con la promesa de ser el último tema llegó "Dicen por ahí", que con su ritmo irresistible armó el gran baile de la noche con la gente en su punto más alto de éxtasis. Pasados unos minutos de las 3, el final fue con "Doin´ time", y como no podía ser de otra manera, "Muñe" de Butumbaba le puso su voz al cierre, dejando claro que, a juzgar por sus "amigos", Dubies se está haciendo un buen lugar en el mundo reggae. 

Raíces y riesgos
Una sensación un tanto extraña dejó la noche del viernes. El sonido había sido perfecto, mucha la concurrencia y las bandas realmente sonaron prolijas. Entonces, ¿qué era esa sensación? ¿El público no fue de los más "encendido"? Tal vez. Pero creo tiene que ver con otras cuestiones.
Un estilo, a mi parecer, es sólo un nombre que resume el tipo de música que se hace. Pero no puedo evitar sentir que algunas veces cobra más sentido del que tiene,  restringiendo y limitando los horizontes musicales de una banda. Si a esto se le suma que a los grupos que tratan de quitarse ciertos tabúes e incursionar por otros sonidos (por ejemplo, Catupecu Machu) se les pone el mote de "caretas", estamos ante un problema. Pienso que dentro del mismo género uno puede jugar, mezclar y fusionar elementos, sin dejar de lado sus orígenes. Se trata, de hacer permeable los estilos, de hacer los "carteles" más difíciles de completar. Raíces o riesgos, ¿será esa la cuestión?

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo