Registrarme
Especiales | Vie, 12 de Oct de 2007

Quilmes Rock 2007 Despúes de tanto rock...


El año pasado, con la primera edición del Quilmes Rock en el Hipódromo, Rosario se contagió de la fiebre festivalera, y grandes fueron los augurios que alentaban la segunda vuelta. Atrás quedaron algunos viejos intentos truncos (ej: el Rocksario Festi rock en Banco Nación de 2003) que no hicieron más que restar, subrayando como utópica la posibilidad de un evento de tales características en nuestra ciudad. En cambio, lo vivido el último fin de semana en el predio del Parque Independencia terminó por confirmar lo contrario. Importado de Buenos Aires, el Quilmes Rock local es producto de una apuesta en serio y su éxito viene aparejado por un fenómeno de arrastre nacional.

Mucho más sponsorizado que su antecesor, con un gran gasto de arte publicitario, el festival de la cerveza versión 2007 tuvo su jornada de gloria el sábado 6 de octubre. Un día a pleno, redondo por donde se lo mire, con sol desde temprano, calor y la gente volcándose en masa. Atrás quedó la lluvia del viernes, un clásico a esta altura, que amagó con empeñar la fiesta y las bandas que tampoco ayudaron y hasta en algunos casos decepcionaron tocando con el freno de mano puesto (el reggae de The Wailers devaluado ante la falta de un nutrido remember hits de Marley).



Un despliegue de seguridad, a veces excesivo y que en tantos casos rozó el ridículo (el cacheo dejó afuera a espejitos, lápices labiales y diversas coqueterías femeninas, por ejemplo). Al margen de esto, el punto más sobresaliente, pero el cual no debería sorprender, es el comportamiento del público en general. Ningún incidente, nada que lamentar, buena convivencia y cero bardo. Mucho público ajeno a la movida, de ese que va a ver qué onda, se acercó a un evento entre fashion y popular, con un v.i.p. repleto de casi famosos y bocaditos de caviar, por un lado y pogo de cuerpos transpirados y remeras al viento, por el otro.
Desde las más acérrimas huestes rockeras no se suele ver con gracia que los recitales se llenen de foráneos, sin embargo es una idea que el fanático debería dejar atrás. Por el contrario, que la cultura rock se haya mediatizado en algún punto, significa que el círculo ha traspasado los estrictos límites del culto. Está claro que mientras más gente congregue una iniciativa de este tipo, sea ésta o no del palo, más chances hay de que todo crezca y se desarrolle en el mejor de los sentidos.
Y al fin y al cabo, ¿Quién no quiere que la onda expansiva se disperse? Que puedan los uruguayos de La Vela Puerca hacer sentir su sonido rioplatense más seguido por estos lares, que los Attaque 77 vociferen su mensaje de justicia social a todo aquel capaz de oírlo, que Los Vándalos y Cielo Razzo roben –por lejos– en el ranking de emociones de la tarde, y que Divididos deje a todos con la boca abierta cada vez que pisa un escenario. Porque todo suma y viene bien, sería importante seguir en la misma. Ya no hace falta decir que se puede.  

Link al especial completo del Quilmes Rock Rosario 2007(click aquí).
  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo