Registrarme
Review / Lanzamientos | Mie, 16 de Mar de 2011

Cielo Razzo: La era de la madurez


Compost, la palabra que le da nombre al nuevo trabajo de Cielo Razzo significa, según la definición técnica que ofrece la Real Academia Española, “el humus obtenido artificialmente por descomposición bioquímica en caliente de residuos orgánicos”. La banda, además de ilustrar la tapa del disco con lombrices (encargadas de producir compost), intentó reflejar con dicho término el trabajo duro que cada disco lleva, y la potencia que el grupo lograba en sus ansias por componer y editar el mismo.

Se trata del quinto material de estudios de Cielo Razzo, publicado a finales de 2010. El nuevo trabajo es el sucesor de Grietas(2007) y ya el segundo en ser editado de forma independiente después de Marea(2005).

La idea era describir la energía con la que el grupo llegaba a la sala de ensayo para descargarse, para “tirar nuestra basura orgánica”, y darse cuenta que “al final de los ensayos, había algo hecho”. Así lo explicó el líder Pablo Pino en la presentación oficial del disco, a fines de noviembre pasado.
 

El flamante material fue producido artísticamente por Matías “El Chávez” Méndez, quien contó con la co-producción del baterista del grupo Javier Robledo, y grabado en los estudios “Del Abasto al Pasto”, “Nómade” y “Del Buey” de Buenos Aires y “Puppo Records” de Rosario.

 
El trabajo contó con una gran cantidad de invitados, el mayor número de todos los registros de la banda. Se destacaron los ya permanentes Marcelo Vizarri y Carlos Seminara (primer aporte en estudios). Nahuel Marquet, líder de Degrade, volvió a aportar su acordeón después de que dicho instrumento se convirtiera en clásico en “Que se yo” (de aquel inmejorable debut que significó Buenas), además de su voz en “Mi Dios”.
 
En el repaso de algunos de los 11 temas que conforman el trabajo, “Conexión” fue el corte de difusión antes de que el trabajo fuera publicado y es la canción que abre el fuego. “Monos” comienza calma con el ruido de los animales pero las guitarras y el virtuosismo de Diego Almirón pronto se hacen protagonistas, mientras que “Murciélago” además de proponer un clima agradable (gran melodía + voz de Pablo Pino), deja una de las frases más bellas: “la luz fue tu criterio, no se puede tornar oscuridad”.
 
“Dulce Nana” es la canción de cuna devenida en rock furioso y “Reacción” fue producto de las presentaciones en formato acústico que el grupo ofreciera durante el invierno pasado. Aquellos conciertos le significaron al combo una experiencia artística muy enriquecedora.
 
Teniendo en cuenta los nombres de algunas canciones, con nombres específicos de animales (monos, murciélagos, cascarudos y escorpiones), el trabajo podría ser considerado una especie de homenaje criollo al gran Animalsde Pink Floyd.

Al igual que en su antecesor Grietas, la banda de Ludueña continua un proceso de búsqueda y experimentación. El progreso se manifiesta tanto en el sonido maduro como en los
climas musicales diversos y atrapantes que el grupo logra. Siempre con la guitarra exquisita del Pájaro Almirón y el gran caudal de voz de Pablo Pino.

En el nuevo trabajo quizás no abunden los hits instantáneos de la primera hora pero no por ello deja de tener una gran altura musical. Compostes sin dudas otro paso firme en el camino que Cielo Razzo eligió, el del crecimiento, la evolución y madurez.


Cielo Razzo - "Conexión":

 

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo