Registrarme
Shows | Dom, 20 de May de 2012

Kapanga Armó una fiesta en Dixon


Sábado 19 de mayo - Willie Dixon

 

Kapanga es de esas bandas que tienen a Rosario continuamente presente en sus mini giras nacionales desde sus comienzos hace poco más de 15 años. De esta manera fue perpetuándose, de generación en generación, con sus bacanales de música popular en el marco del amplio concepto actual que llaman “rock nacional”. No sólo cuenta con numerosos seguidores locales que se encargaron de colmar la capacidad de Willie Dixon el sábado por la noche, sino que un sinnúmero de personas de ciudades cercanas y no tanto, concurrieron con las mismas expectativas que ellos despiertan en cada encuentro: la de vivir un recital vibrante.

Con respetuosa puntualidad, The Koalas se encargó de poner los primeros matices de color a la noche en clave de ska punk optimista y festivo. Mientras decenas de globos volaban por el aire, las notas de “Last train to London” iniciaron el baile y doblaron la apuesta con “Terremoto”. Consolidados como una banda en pleno crecimiento, con importante proyección, ofrecieron para su grupo de seguidores canciones como “Augusto”, “Medialunas con jamón” o “La fiesta” y supieron atraer la atención del resto con temas ajenos en versiones adaptadas. “Revolucion” culminó un recital entretenido, con una selección de clásicos del punk rock argentino en el medio (“Ya no sos igual” de 2 minutos, “Si yo soy asi” de Flema, entre otros) que sacudieron el centro del Dixon cuando el cantante decidió compartir micrófono entreverado en la gente.

Poco tiempo tardaron en organizar el escenario para que Kapanga empiece a desandar un extenso set en el que no faltaron temas de todos sus discos. Un recibimiento semejante al de la popular aclamando a sus ídolos precedió a las primeras palabras de bienvenida a cargo del carismático Mono. “Contramano”, “Rock”, “Bailarín asesino” y “Ramón” demostraron la versatilidad de la banda al momento de mezclar sin prejuicios el estilo que deseen tocar.

Tanta cantidad de gente moviéndose al son de estos cultores de la cumbia rock formaban una verdadera marea humana que empezaba en los rincones menos esperados y se propagaba hasta las inmediaciones del escenario, allí donde la banda se brindaba al 100 % y no dejaba de agradecer el apoyo que recibe en cada visita. De tantos caminos recorridos surgieron amistades como la de Pancho Chévez, invitado a participar con su armónica en “Fumar” y en esa especie de gag que generan en complicidad Miguel y el Mono. El buen humor nunca falta en los shows de Kapanga, reflejando la armonía que hay entre ellos y cuanto disfrutan lo que hacen.

Más de dos horas de recital, un hit tras otro, “La taberna”, “Soy Elvis”, “Desesperado”, “El universal”, hacen que hasta los detractores de la música tropical, aprovechando el anonimato en la escasa luz, muevan un poco los pies siguiendo el ritmo. Kapanga los contagia con su energía y acelera el pulso cuando asaltan a la multitud con su grito de guerra con potencia hardcore. Mientras el Mono magnetiza las miradas con su imagen de “pibe bueno de barrio” y su tono de cantito de hinchada de fútbol, Miguel hace un trabajo destacado con su guitarra, con gran soltura y técnica para explayarse en los fraseo e ingeniosos punteos.

Como retribución al apoyo del publico suenan fragmentos a pedido, un momento de “canciones a la carta”: “Remolinos”, “Demasiado” y “La caravana” entre otras, “versiones tipo Tweet, máximo de 140 caracteres”, explica el Mono en otro incursión humorística.

El desenlace transcurre con una seguidilla de temas ultra difundidos como “Desearía”, “En el camino”, “El albañil”, y culmina con la anacrónica “El mono relojero”, que exige el último esfuerzo de los cuerpos sometidos a una fiesta con matices de baile popular.

Kapanga ofreció ese tipo de shows que estrechan la relación con sus seguidores y aseguran un pronto regreso a nuestra ciudad, garantizando una nueva fiesta kapanguera donde la alegría esta presente tanto abajo como arriba del escenario.



  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo