Registrarme
Shows | Lun, 13 de May de 2013

Armandinho Encanto carioca

Sábado 11 de mayo - Club Brown

En una noche de reggae y un poco más, el sábado Club Borwn supo hacer bailar y vibrar a todo el público rosarino. Con la apertura a cargo de Fruta Deliciosa y la tercera presentación de Armandinho en la escena local, el show convocó a más de 2.000 personas y fanáticos del brasileño.

De una puntualidad notable, la banda rosarina de reggae, ska y rock abrió la noche dejando en claro sus 17 años de experiencia y su búsqueda por la perfección arriba del escenario. El cantante Eduardo Alvarado, tuvo el fuerte desafío de enfrentarse a un gran público femenino, deseoso de ver al gaúcho contonearse con su guitarra, pero salió de forma airosa y haciendo cantar a coro todos los estribillos de "Desnaturaleza".

Tal como lo había prometido, Armandinho llegó a Rosario para brindar un intenso show de casi dos horas. Con un timing impresionante y característico de espectáculos foráneos, pudo consolidar su amplio repertorio en un solo recital y revindicarse de su anterior puesta en escena en el Metropolintano.

Dejando atrás la desproligidad y falta de coordinación que supieron opacar su última presentación con SOJA a finales de 2012, Antonio Armando superó todas las expectativas y mostró el profesionalismo que lo llevaron a traspasar las fronteras de Brasil y a encantar no sólo a las rosarinas, sino a todo Argentina.

La noche transitó entre el rock, el reggae y la música folcklorica de la región gaúcha. El artista mantiene desde muy joven una fuerte relación con esos tres géneros y sus fusiones quedaron en evidencia en un diálogo permanente con sus raíces, cosa que muchas veces es cuestionada por la prensa que no logra encasillarlo en un lugar específico. “Lo que está en nuestro corazón es arte y el arte es libre, entonces no entiendo por qué lo que salga de él no va a estar bien”, exclamó en un momento.

Así dio pie a uno de los caprichos que más le gusta al músico. Entrelazar perlitas del rock con su propio repertorio y versionarlas dándole su toque personal y estilo. Eso fue lo que hizo con "Riders on the storm" de The Doors.

No faltó el feedback con el público que estaba ansioso de interactuar con toda la banda. Para sorpresa de muchos, el primero en hacerlo fue un chico que, desde arriba de los hombros de un compañero, esquivaba los lásers de la seguridad de Club Brown y llamó la atención del cantautor, quien no tardó en hacerlo subir al escenario para bailar.

Alguien en la entrada dijo “Hay minitas hasta con vestido, como si el brazuca fuera a verlas desde allá arriba”. Casi como una premonición, el asombrado seguidor no estaba tan lejos de lo que terminó pasando. Las chicas rosarinas, tras ver la estrategia del fantático, no dudaron un segundo en imitarlo causando sensación sobre las tablas de Pichincha.

Con su carisma y portuñol Armandinho invitó a todo el público a Santa Catarina, lugar donde vive desde hace años, agradeció a cada persona que hizo posible esa noche y cerró el show cantando junto a Alvarado, "Folha de Bananeira".


  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo