Registrarme
Shows | Vie, 23 de Mar de 2007

Argies Punk rock apto para todo público.


La noche del pasado viernes tuvo toda la impresión de ser una velada cargada de nostalgia, curiosidad y expectativa para las huestes punks rosarinas. Al regreso de Argies, que hacía seis años no brindaba un show en la ciudad, se le sumaba la primera visita de Gatos Sucios y los legendarios españoles de Decibelios, que si bien cuentan con sólo uno de sus integrantes originales, desplegaron un corto set de hits para saciar el gusto de los amantes de la OI Music.
Si hubo algo para destacar del show fue la puntualidad con la que comenzó, demostrando que ya sea en un festival organizado por grandes corporaciones de bebidas cafeinadas, malteadas, del modo más under, en un sótano o un gran estadio, se puede mantener el respeto hacia el público y ser organizado.
Minutos después de las 24, las poco más de 50 personas que habían descendido al reducto de la calle Mitre, se sorprendieron al ver que el escenario era invadido por tres tipos enfundados en overoles proletarios de color azul y medias de lycra cubriendo sus rostros al mejor estilo de asaltantes de bancos. Luego de hacer atronar por un momento sus instrumentos, otro individuo vestido de manera no menos llamativa, con pollera escocesa, cara pintada de manera similar al mítico cantante Monkey de The Adicts y camisa emparchada con el logo de Dead Kennedys, comenzó a correr sobre el escenario y a agitar las primeras estrofas del tema "Piara indecente".
De esta manera Decibelios comenzaba a desatar su furia catalana cargada de desobediencia política y ataque permanente a cuanta institución verticalista exista sobre la tierra. Formados en 1981, fueron compañeros de camada de bandas como La Polla Records, Siniestro Total, Eskorbuto, Kortatu y otras, en los albores de la primavera democrática española luego de 40 años de dictadura franquista. Portadores de un sonido, que si bien siempre conservó una raíz netamente punk, se encuentran más orientados hacia la OI Music de bandas como Cockney Rejects o 4 Skins.
Fue demasiado corto el set de los españoles, tan sólo 8 temas que no colmaron la expectativa de aquellos que fueron especialmente a verlos. El cantante Fray adujo problemas en su garganta, que eran notorios; a pesar del inconveniente no dejó de moverse de un lado a otro del escenario y hacer todo tipo de morisquetas graciosas. Uno tras otro, sin presentación de por medio, fueron pasando los temas; siendo los más destacados (el cover de 4 Skins) "Chaos", "Local 15 Visitante cero" y el cierre con el tema que produjo el primer pogo generalizado de la noche: "Botas y tirantes".
Con El Sótano poblándose cada vez más, y punks que parecían haberle dedicado más tiempo a su producción estilística que unas cuantas modelos antes de desfilar en Roma o París, se produjo el debut de Gatos Sucios en la ciudad. Banda formada a fines de los 80, con seis trabajos discográficos en su haber, y cientos de presentaciones entre las que se destacan haber sido teloneros de grupos como GBH, Danzig, Die Toten Hosen y de Hermética, Slayer, Black Sabbath y Kiss en el Monsters of Rock del año 1994; se separaron a fines del 2000 y se reunieron para volver a divertirse y rockear en el 2004.
Abrieron su set con el tema "Locura general" provocando instantáneamente el pliegue de voces de gran parte de los presentes. Esta nueva etapa de Gatos Sucios parece encontrar a la banda en un punto más cercano al rock and roll de bandas como Mötley Crue, New York Dolls, Fantasy 7 y por qué no también a los nacionales Riff que a aquella primera escuela de The Exploited o GBH.
Esto no representa una crítica, es un paso adelante de una banda que si ya en sus primeros años brindaba una propuesta entretenida y original, supo agregarle los condimentos suficientes para englobar lo mejor del punk, el heavy y el rock, siempre tocado bien fuerte y al frente.
Acercarse al escenario ya se convertía en tarea peligrosa si uno no lograba esquivar de manera correcta los grandes charcos de cerveza y vasos de plástico que adornaban el suelo del Sótano, es por eso que pudo verse unas cuantas patinadas cuando el grupo dio comienzo a clásicos como "Inmortales" o "No me mires". En alrededor de 40 minutos no faltaron otros temas como "Sobrevivir", "Cual es tu ley", "Depredador" y dejaron para el final dos bombas musicales y de declaración de principios como "Está todo mal" y "Anarquía", versión adaptada al castellano del clásico de Sex Pistols, "Anarchy in the UK".
Cuando David Balbina, cantante y guitarrista de Argies empuñó el micrófono para darle las buenas noches a los presentes, unas 200 personas decidieron agolparse cerca del escenario. El comienzo a toda velocidad con "Historias y corridas", tema de su homónimo primer disco, "Señales difusas" y "Sin nada", presagiaba que el reencuentro del grupo con el público rosarino sería a pleno intercambio de coros y aplausos.
Caso llamativo el de Argies, formados en Rosario a mediados de los 80, son el grupo nacional de rock con mayor cantidad de presentaciones en el exterior. Si el periodista Alejandro Fabbri, archiconocido amante de las estadísticas, fuese fan del punk rock, seguramente los Argies serían una de sus bandas predilectas. En la página oficial del grupo se detalla minuciosamente año por año, dónde y cuando llevaron a cabo sus 401 shows en Europa y 60 shows en América Latina, amén de un listado de las bandas con las que compartieron escenario, kilómetros recorridos en cada gira, etc.
Lamentablemente el trabajo llevado a cabo de manera independiente por sus integrantes no es tenido en cuenta por los medios nacionales de rock en los que abundan siempre las mismas caras o se le da lugar a Pity Alvarez contándole a Bebe Contepomi en que las hormigas de Ciudad Oculta le hablan. Cosas que suceden. Lo cierto es que pese a todo tienen su gran puñado de fans que los quiere y se acerca a sus fechas.
Influenciados netamente por la movida punk británica de los 70, el two tone y elementos del reggae y el dub, el set list de Argies no dejó de repasar temas de todos sus discos. Entre los más festejados por el público se encontraron "Vox populi", "El último engranaje", "Misericordia", "Luna Rossa" y "Nicaragua sandinista"; estos dos últimos covers de los italianos Banda Bassotti y los vascos Kortatu respectivamente.
Para el final y luego de un pequeño corte, el grupo tocó los bises de rigor que produjeron el último grito generalizado de los presentes. Los dos temas en cuestión fueron, el tema de Eddy Grant, "Police on my back" y "White riot" compuesto por la dupla Strummer-Jones de los míticos The Clash.
Ideal comienzo de año para los amantes del punk en Rosario, a las ya confirmadas visitas de bandas nacionales exponentes del género se les suma la de los legendarios Buzzcocks el próximo 6 de mayo en el Galpón 11. A 30 años de la explosión del género musical que puso al rock patas para arriba, su fuerza parece eterna e indoblegable.

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo