Registrarme
Shows | Sab, 21 de Nov de 2009

Agnostic Front - Madball: Temporal hardcore


Martes 17 de noviembre - Galpón 11

Roger Miret de Agnostic Front y Freddy Cricien de Madball, son dos front-man de peso que saben traducir en actitud el ABC de un género de dientes apretados. El honor, la familia, la amistad, el sacrificio, la lealtad; son valores que el hardcore escupe con fuerza en cada una de las letras de sus canciones. Agnostic y Madball, dos bandas clave en la historia del estilo nacido en los barrios bajos de Nueva York, volvieron a Rosario para descargar altos decibles de furia sobre el escenario del Galpón 11.

La maratón hardcore arrancó en la tarde del miércoles y terminó a la madrugada con Miret gritándole de frente y a la cara a los hardcore kids rosarinos. El arribo de las visitas del género se hizo habitual desde hace un tiempo a esta parte, y es común agendar shows de este tipo en el calendario rockero local. Basta recorrar aquel recital de Madball en El Sótano, el mismo día de la tormenta de piedras en Rosario, por citar sólo un ejemplo. Pero esta vez el aterrizaje fue completo porque el “Family tour” amontonó a dos grandes en una misma fecha. Los fans, agradecen.

Madball, con el latino Cricien a la cabeza, salió de punta a llevarse todo por delante y logró con creces. Las rondas de salto, los puños en alto y la arenga permanente fueron el sello de un show con todos los condimentos básicos del género. El líder de Madball acompañó cada tema con una breve intro en español, agradeció, dedicó canciones, agitó con ganas y se metió al público en el bolsillo. Un show enérgico, en el que la banda neoyorquina no se guardó ni una gota de esfuerzo. Lo dejó todo.

El grupo de Roger Mirett y Vinnie Stigma, los padrinos del género y máximos exponentes a nivel mundial, doblaron la apuesta de la noche. Si el recital de Madball fue un temporal de una hora y minutos de música fuerte, lo de Agnostic Front siguió firme con el pronóstico. Fans de la vieja y nueva escuela disfrutaron del tiempo arriba del escenario del grupo, sin importar el día ni la hora, y apretaron el puño con la lista de temas inoxidables del más puro hardcore.

“Eliminator” y “Dead to me”, fueron los algunos rugidos de una banda que se paró en las tablas para dar fe de su estatus de leyenda viva. Y vaya si lo logró. La voz de Mirett se mezcló entre los gritos y puños en alto de los que estaban en la línea de frente. Empuñó el micrófono, golpeó varias veces su pecho y repitió las consignas que sólo él y sus fieles conocen. “Crucified” y “Toxic shock”, entre otros, dieron de lleno en el lomo de cada uno de los presentes que siguieron a pura emoción un show que irá directo al archivo del sentimiento.

  • Comentá usando facebook ()
  • Comentá usando RR (0)
Usuarios a los que les gusta el artículo